Malestar por la falta de apoyo de la Xunta a la exitosa Variante Espiritual

«Nos quieren negar nuestra propia historia», enfatiza el alcalde de Vilanova

.

pontevedra / la voz

Hace ya un lustro que nació la Variante Espiritual. Y la profecía que hizo entonces Tino Lores, presidente de Amigos del Camino Portugués y valedor de esta ruta, se está cumpliendo. En aquel entonces, algunos poco menos que le miraron como a un desnortado Quijote por poner en marcha esta alternativa a un tramo del Camino Portugués, y le señalaron que esa vía no tendría futuro. Él les dijo que era cuestión de esperar. Y tenía razón. Porque cinco años después son más de 3.000 los peregrinos que cada año caminan por Poio, Armenteira y luego terrenos arousanos para llegar a Santiago. La variante, que besa al mar, que permite perderse en las piedras de Armenteira o coquetear con la Ruta da Pedra e da Auga que Rajoy tantas veces pisa, se vende sola. Y menos mal. Porque lo cierto es que tanto Amigos del Camino como el alcalde de Vilanova, uno de los grandes impulsores de la Variante Espiritual a través de la Mancomunidade do Salnés, tienen un evidente malestar con la Xunta porque, según ellos, se niega a promocionar, señalizar y, en general, apoyar esta ruta hacia Compostela.

Tino Lores es claro. Indica que le parece surrealista que en el sur de la provincia sí se promocione el Camiño da Costa y que la Xunta, sin embargo, «le dé totalmente la espalda a la Variante Espiritual». Señala que sobra documentación que acredite el paso de peregrinos en la Edad Media, que buscaban las estancias conventuales -la de Poio o Armenteira- en su camino hacia la catedral compostelana. Lores considera incomprensible que tengan que ser la asociación que dirige o la Mancomunidade do Salnés las que señalicen la ruta y se encarguen de «venderla» al mundo. Pone en valor lo que se hace en Portugal: «Llama la atención que en Portugal sí promocionen esta ruta, como una prolongación natural del Camiño da Costa y que sin embargo la Xunta mire para otro lado», insiste.

«No lo entendemos»

Tampoco le duelen prendas al alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán (PP,) a la hora de criticar la actitud de la Xunta: «No tiene sentido ninguno lo que están haciendo. No quieren promocionar la Variante Espiritual y apoyan otras cosas que, con todo mi respeto, tienen bastante menos rigor histórico. Tenemos la suerte de que el producto, de que nuestra ruta, es tan buena que se vende sola. Pero sí, la Xunta se niega a promocionarla. Yo no entiendo esa posición, no me coge en la cabeza». Durán dice que hay más regidores de O Salnés a los que les parece una incongruencia que Turismo no venda la excelencias de este camino que pasa por Armenteira y que permite hacer una segunda etapa en barco o a pie: «Lo comentamos varios alcaldes. Nos quieren negar nuestra propia historia», dice.

Un recorrido de 45 kilómetros que la catedral sí reconoce

¿Qué es la Variante Espiritual? Se trata de una ruta hacia Santiago que parte en Ponte das Cabras (Pontevedra) y que pasa por Poio, dejando que los peregrinos se asomen a la maravilla de Combarro. Luego atraviesa el Castrove y lleva al caminante hacia Armenteira. Desemboca en Vilanova, donde se puede seguir a pie o en barco. Son un total de 45 kilómetros que la catedral permite sumar para alcanzar los 100 exigidos para la Compostela.

El objetivo actual es que la ruta, como mínimo, sea declarada como vía de interés cultural

Tanto la Asociación del Camino Portugués como la Mancomunidade do Salnés intentaron, por distintas vías, que la Xunta apoyase la Variante Espiritual como lo que consideran que es: una alternativa a una pequeña parte del Camino Portugués, pero que en ningún caso le hace competencia a este, que tiene miles de peregrinos más. El caso es que, como no lograron su objetivo y la Variante Espiritual sigue al margen de la promoción de los caminos de Santiago que hace la Xunta, ahora se va a intentar otra vía. Tanto Celestino Lores como Gonzalo Durán explicaron que se están realizando gestiones para que la Variante Espiritual pase a ser un itinerario histórico o una vía cultural. De todas formas, ya ha surgido alguna discordia en ese punto también. «Nos están pidiendo que justifiquemos cosas ridículas», sintetiza Gonzalo Durán.

El alcalde de Vilanova indica que las justificaciones que está demandando Turismo «tampoco tienen mucho sentido»: «Están empeñados en que justifiquemos el paso de peregrinos, que datemos cuando pasaron los primeros. Yo miré a la técnica que lleva este asunto y le dije que el primer peregrino fue un tal Santiago el Mayor, que remontó el Ulla. Creo que cuentan algo sobre él en el Códice Calixtino. Creo que nos toman por tontos». Luego, añadió: «¿Cómo no iba a haber un camino entre los monasterios de Poio y Armenteira, a quién le coge eso en la cabeza? También nos piden luego que justifiquemos que se pasaba por Ponte Arnelas. Y yo vuelvo a echarme las manos a la cabeza... es que en el Umia no había otro puente. O pasaban por ahí o iban nadando», concluye el mandatario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Malestar por la falta de apoyo de la Xunta a la exitosa Variante Espiritual