Cortegada se incorpora con éxito a las rutas por mar a Santiago

En la caseta de los vigilantes de la isla se sella la acreditación a los peregrinos que hacen el recorrido por medios alternativos

Camino de Santiago en Kayak, peregrinos en la isla de Cortegada Camino de Santiago en Kayak, peregrinos en la isla de Cortegada

vilagarcía / la voz

Será porque se hace camino al andar, pero lo cierto es que los peregrinos del siglo XXI disponen de una variedad creciente de rutas hacia Santiago. Por su situación geográfica, los pueblos del sur de la ría de Arousa se habían quedado un tanto al margen del milagro jacobeo, mirando de lejos el paso de quienes realizaban la el Camino por mar. Pero esa realidad ha cambiado. El empeño de la Mancomunidade do Salnés en dar vida a la Variante Espiritual, que desde Pontevedra cruza O Castrove para desembocar en Vilanova, ha generado un movimiento inesperado de peregrinos que, una vez en la tierra de Valle Inclán, desisten del barco y siguen a pie su recorrido. A esa corriente creciente se suman, desde hace un tiempo, quienes remontan la ría en kayak o en otro tipo de embarcaciones ligeras. Estos últimos suelen detenerse en Cortegada, donde los vigilantes del parque nacional se encargan de cuñar la credencial.

El director del parque, José Antonio Fernández no oculta su satisfacción por este tránsito de peregrinos por la más pequeña de las Illas Atlánticas. «Está funcionando muy bien», recalca. Evidentemente, no es esta una ruta masificada, en la que los peregrinos se cuentan por miles. Tampoco es eso lo que se busca: un éxito excesivo no es, precisamente, lo que necesita una zona protegida como Cortegada. En esta isla, los peregrinos se cuentan por cientos. Probablemente, la cantidad justa.

Quienes paran en la isla carrilexa y sellan la credencial suelen estar haciendo el camino en kayak. Paran en Cortegada, realizan una visita a la isla y se detienen un rato a descansar en la playa. Sus visitas se suman, en las últimas semanas, a las que organizan hasta este enclave numerosos colegios de toda la provincia que, con la colaboración de las empresas que se han ido gestando alrededor del parque nacional, han elegido este espacio como destino para las excursiones de fin de curso.

Además de la ruta marítima hacia Santiago, la orilla sur de Arousa está atravesada por la Variante Espiritual, que acoge a un número creciente de peregrinos. El Camino Portugués también vive un año de lleno. Así lo afirman en el albergue de Valga, donde el mes pasado fue especialmente activo. Junio parece seguir la misma senda. «A maior parte da xente que para son estranxeiros», explica la responsable de atender estas instalaciones, acostumbrada a tratar con alemanes, croatas y americanos.

«Es la cuarta vez que hago el Camino y, sinceramente, está siendo la mejor experiencia»

El sol brilla por arriba y la marea, baja, deja al descubierto la arena de los parques de cultivo de Carril. En medio, Cortegada, un zafiro de intenso color verde. En la playa de la isla, unos kayaks descansan. Son el transporte de un grupo de peregrinos que, a la sombra, recuperan el resuello tras una mañana de remo. Carlos y Miguel, de la empresa Camino en Kayak, los acompañan. Están pendientes del mar y del viento: en unos minutos tendrán que empezar a remontar el Ulla, y si sopla de Norte la prueba va a ser exigente. Los peregrinos no parecen demasiado preocupados. El grupo está formado por Maitane, de Bilbao; Oliver, de Málaga; Santiago, de Tenerife; y Ascensión y Fede, un matrimonio de Burgos. Cuando iniciaron la aventura eran unos perfectos desconocidos. Pero tras unos días de mar, ya forman un equipo cohesionado. Comparten, todos una característica: «Nos va la marcha», dicen.

Todos ellos descubrieron, a través de Internet, la posibilidad de hacer el Camino de Santiago de una forma diferente. Tan sugerente, que no dudaron en embarcarse en una aventura que cada año atrae a más público. Hace cuatro veranos, cuando Carlos puso en marcha su empresa, 33 peregrinos se decidieron a acompañarlo. Para este estío tienen más de trescientas reservas. «Y me consta que hay otra gente que está haciendo lo mismo, aunque a un nivel más deportivo y exigente», explica el jefe de la expedición. Su propuesta está pensada para que el viaje esté al alcance de todo el mundo. «Es cansado, pero es asequible», confirma Maitane. Para ella, como para la mayor parte del grupo, esta es su primera peregrinación a Compostela. Solo Santiago, que llega desde Tenerife, tiene experiencia en ese terreno. «Es la cuarta vez que hago el Camino. Hasta ahora lo recorrí siempre en bici, pero este año decidí hacerlo de una manera diferente... Y la verdad es que está siendo fantástico». Fantástico por la ría y por el sorprendente paisaje. Y por la gente, apuntan sus compañeros de experiencia.

Santiago muestra su credencial de peregrino. La lleva bien protegida del agua de la ría. Al llegar a Compostela le dará acceso al certificado que acredita el peregrinaje por mar. «Tengo los los otros años enmarcados y colgados en casa. Y este, cuando llegue, también». Son los recordatorios de unos viajes singulares.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
2 votos
Comentarios

Cortegada se incorpora con éxito a las rutas por mar a Santiago