Jesús, María y José en 331 versiones de los cinco continentes

El sacerdote Gonzalo Rodríguez compró su primer pesebre en Palestina en 1993 y ya no paró. El último es comestible


Del 18 de diciembre al 8 de enero • 16.30-19.30 horas, de martes a domingo, y de 10 a 12 y 16.30-19.30 horas, domingos y festivos • Salón parroquial de Caleiro (Vilanova) • Entrada gratuita • Namibia, México, Estados Unidos, República del Congo, España... y Galicia. En Caleiro se pueden ver belenes de todo el mundo hasta un total de 331. El último en incorporarse ha sido el de Pilar Portas, y se puede comer. Los demás son de madera, plastilina, yeso, cerámica, corcho… hay variedad y cantidad y cada uno tiene las características del país de procedencia.

Todo empezó en 1993, cuando Gonzalo Rodríguez fue a Palestina y compró un Nacimiento. Después, vendrían otras visitas a Texas, a México, «e en cada viaxe ía traendo un belén», según relata su hermana Ana, que se ha convertido en su cómplice en este proyecto.

Ella fue la que acudió a Vilanova para presentar «Beléns do mundo», porque las obligaciones de su hermano, sacerdote y teólogo, le impidieron ayer desplazarse hasta Arousa, aunque sí estará el mañana por la tarde, tras su inauguración.

Los hermanos Rodríguez llevan más de veinte años recopilando figuras de Jesús, María y José porque «como cristiáns queremos que a cultura belenística non decaía» frente a ese «home de vermello» que cada vez se cuela en más casas, dijo en alusión a Papá Noel.

Aparte del cariz religioso, esta propuesta tiene un valor etnográfico notable en la medida en que permite ver cómo escenifican el Nacimiento de Jesús en los cinco continentes del planeta. Mañana abre al público y ya ha hay algunos grupos que contrataron autobuses para visitarlo desde Bembibre y desde Cea; la parroquia de Caleiro se brindan a abrir fuera de horario si algún grupo lo solicita. Este belén lleva años recorriendo Galicia -estuvo en Santiago, Vilagarcía, Val do Dubra, Brión, A Coruña…- y ahora recala en Caleiro porque Gonzalo Rodríguez fue sacerdote en esta parroquia y tiene especial querencia por esta tierra.

El montaje de este belén tan peculiar no es sencillo. Son miles de figuras que hay que desembalar primero y colocar después, labor que fue posible gracias a Alejandra, Eva, Silvia y Rosita. Carlos, Lupe y Lino hacen posible que el salón parroquial pueda abrir todos los días para posibilitar la visita al belén. Para todos ellos tuvo Ana Rodríguez palabras de agradecimiento, como las tuvo también para el alcalde, Gonzalo Durán, y al concejal, Javier Tourís, que ayer estuvieron presentes en la presentación del belén.

«En Vilanova nos gusta la Navidad, más allá del laicismo, pensamos que las fiestas religiosas no son tóxicas para nadie», apuntó el regidor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jesús, María y José en 331 versiones de los cinco continentes