Los adolescentes empiezan a beber alcohol a los 13,9 años: «O panorama é desolador»

Bea Costa
bea costa VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

El catedrático en Psicología en la USC, Fernando Cadaveira, abrió ayer las jornadas sobre alcoholismo de Areva, en Vilagarcía
El catedrático en Psicología en la USC, Fernando Cadaveira, abrió ayer las jornadas sobre alcoholismo de Areva, en Vilagarcía Martina Miser

Fernando Cadaveira habló en Vilagarcía sobre los efectos del consumo en el cerebro: «Non hai dose neutra, calquera dose de alcohol vai ter un efecto negativo»

19 nov 2023 . Actualizado a las 20:54 h.

Los adolescentes en España empiezan a beber alcohol a los 13,9 años y entre los 14 y 15 ellas lo hacen en mayor porcentaje que los chicos. Con estos datos demoledores arrancaron las ponencias de las XI Xornadas sobre Alcoholismo que celebró ayer la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Vilagarcía (Areva). El primer ponente en intervenir fue Fernando Cadaveira Mahía, catedrático de Psicología en el Departamento de Psicoloxía Clínica e Psicobioloxía de la Universidad de Santiago, y lo hizo hablando de las consecuencias del consumo de alcohol en el cerebro de los adolescentes.

El experto dibujó un panorama que él mismo calificó de «desolador». El cerebro de un chaval es más vulnerable que el de un adulto y un consumo intensivo de alcohol desencadena anomalías en la estructura cerebral que se traducen en problemas de memoria, entre otros. El fenómeno es especialmente preocupante en los universitarios, que presentan un patrón de consumo de dos a tres veces por semana, y Cadaveira dio otro dato que invita a reflexionar: los hijos adolescentes de exalcohólicos beben menos que la media.

El catedrático Francisco Caamaño Isorna fue otro de los ponentes
El catedrático Francisco Caamaño Isorna fue otro de los ponentes Martina Miser

Ayer en la sala de conferencias del auditorio municipal también se habló de los factores de riesgo para los adolescentes y el experto apuntó en varias direcciones: «A facilidade para dispoñer de alcohol, hai ‘mucho bonito y barato'; a publicidade enmascárase asociando unha cerveza 00 cos heroes deportivos, e a vulnerabilidade xenética».

¿Qué pueden hacer los padres ante este escenario?, le plantearon desde el público. El catedrático opina que en este ámbito es fundamental la gestión del ocio de los chavales y planteó un reto. «Se aos 18 anos gañas a batalla ao consumo excesivo de alcohol tes moito avanzado na adultez». «O pico dos consumos excesivos prodúcese aos 18 e 19 anos, que é cando hai máis risco de policonsumo, no caso do cannabis nun 30 %, e das drogas duras, nun 5 %, e iso preocúpanos moito. Aos 22, 23 e 24 anos xa non é incentivante beber tanto, téndese a un patrón de consumo regular, pero non hai dose neutra, calquera dose de alcohol vai ter un efecto negativo».

Fernando Cadaveira asume que no es fácil sustraerse al consumo de vino y licores en una sociedad como la española —«os nenos empezan a beber nas nosas casas dándolle schampaña no Nadal», reflexiona—, pero considera que se puede hacer mucho tanto en la esfera privada, en la familia, como en la pública. En este sentido lamenta que iniciativas como las surgidas hace cinco años para realizar una Ley de menores sin alcohol acabase en saco roto después de haberse creado, incluso, una comisión mixta Congreso-Senado. «Hai que estar moi mentalizado a nivel político para dar pasos, non porque non vexan o problema, senón porque hai moitos intereses económicos». En este sentido apeló a la necesidad de legislar pero, sobre todo, de hacer cumplir las leyes que están en vigor, porque la venta de alcohol a menores de 18 años está al orden del día.