Un juzgado da categoría de domicilio a un coche abandonado en Vilagarcía

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

ADRIAN BAULDE

Hace meses que el automóvil permanece en el mismo lugar y está siendo utilizado como dormitorio

13 mar 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

No siempre resulta sencillo retirar de la vía pública un vehículo abandonado. Sobre todo si está siendo utilizado como lugar de pernocta y un juez dictamina que el automóvil en cuestión funciona, a todos los efectos, como el domicilio de su inquilino. Esto es, exactamente, lo que acaba de suceder en Vilagarcía de Arousa con un Renault Megane que permanece aparcado desde hace meses en la calle Santa Lucía, a un paso del colegio público de A Escardia.

El coche dormitorio fue inaugurado por una mujer a la que se le atribuyen una parte de los robos que durante semanas azotaron al comercio de la capital arousana, a través del expeditivo método de pedrada al escaparate, saqueo de lo que haya a mano y a correr. Alertadas por los vecinos de la zona, que asistían inquietos al errático y en ocasiones levantisco proceder de la habitante del turismo, tanto la policía local como la nacional acudieron a comprobar qué estaba sucediendo. Lo que no pudieron hacer fue incautar el Renault. Ni siquiera acceder a su interior, puesto que un juzgado de la ciudad entiende que su condición de cobijo le confiere entidad de vivienda. Hasta el punto de que a su inquilina se le han llegado a remitir allí notificaciones.

En general, la ordenanza municipal de circulación establece que ningún vehículo debe permanecer estacionado en un mismo sitio durante más de quince días. Este, obviamente, es un problema diferente, por cuanto el coche ha sido orillado en Santa Lucía y dejado a su suerte. Por lo visto, tampoco la propiedad está del todo clara. Y en este punto reside uno de los principales escollos que dificultan la gestión de casos así.

Lo normal es que la Administración inicie un procedimiento para localizar al dueño de cualquier turismo que se esté deteriorando sin que nadie lo haya movido en un tiempo razonable. Si el propietario aparece y renuncia a él, se gestiona su baja administrativa y se transporta hasta un negocio autorizado para que todo material o fluido susceptible de generar contaminación sea eliminado. En Vilagarcía, las instalaciones con las que trabaja la Policía Local son las de Talleres La Junquera, homologadas para hacer del coche un elemento inerte. A partir de ahí, el desguace.

En cambio, cuando su dueño no puede ser determinado, la tramitación se dilata, puesto que es preciso dar difusión al proceso —a través del Boletín Oficial de la Provincia— y aguardar a que transcurran los plazos reglamentarios. En estos momentos, el Concello de Vilagarcía mantiene abiertos 56 expedientes de estas características, aunque probablemente ninguno tan particular como el de Santa Lucía. Teniendo en cuenta que desde hace semanas es un hombre quien lo ocupa, no sería descabellado pensar que su predecesora podría denunciarlo por allanamiento.