Segundo curso de nueva normalidad

r. estévez / b. costa VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

Mónica Irago

Los colegios de Arousa arrancan sin grandes obras pendientes y con los profesores «justos»

10 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las mochilas, este jueves, no pesaban demasiado. Aunque en no todos los colegios recibieron el nuevo curso con confeti y rock and roll, como el Anexo A Lomba, en todos los centros el primer día de clase tiene algo de fiesta. A finde cuentas es una jornada de reencuentros, de nervios, de carteras vacías de libros y llenas de ilusión. ¿Llegará el tiempo de los deberes, de los exámenes y de monotonía de lluvia tras los cristales? Seguro. Pero la de ayer fue una jornada que, pese al gris y a los chubascos, aún tenía cierto regusto al verano que se va.

El guion indica que este curso será similar al pasado. Los centros seguirán aplicando los protocolos covid con «pequeñas variaciones». Es la mejor manera para proteger al los 7.500 alumnos que forman la gran familia de Infantil y Primaria en el área sur de Arousa. La cantidad es muy similar a la del curso pasado, y lo mismo ocurre con el número de docentes asignados a los centros. Aunque hay excepciones. En el colegio de O Piñeiriño, por ejemplo, solo habrá un aula de tres años este curso. «Perdemos un aula e dúas profesoras», se lamentan desde la dirección del centro, desde donde hablan de la dificultad para cuadrar horarios y cubrir bajas de docentes.

Atender las necesidades

Un escenario similar dibujan en A Lomba, donde varios tutores se han incorporado al equipo directivo, lo que se traduce en que «estemos muy justos, incluso escasos, para dar todos los apoyos necesarios». La necesidad de personal para atender a los alumnos con necesidades especiales también es acuciante en el colegio de Vilaxoán.