Las empresas arousanas surfean la crisis mundial de materias primas

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

MONICA IRAGO

Multiplicar el stock, tirar de ERTE de precisión o sincronizar precios son algunas de sus salidas

02 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Al parón en seco forzado por la emergencia de la pandemia de covid-19 en la primavera del 2020 le ha sucedido en los últimos meses una recuperación económica mundial en forma de tsunami. El tan necesario rebote de la demanda y la producción para tratar de satisfacerla han generado sin embargo efectos nocivos en multitud de empresas, zarandeadas por el estrangulamiento de la oferta de materias primas y la ausencia de contenedores físicos suficientes para dar abasto a todo lo que se quiere manofacturar y vender ya y al unísono en las cuatro esquinas del planeta. Muchas de las empresas de O Salnés y Baixo Ulla no son ajenas a esta extraña nueva crisis, donde lo que falta no es trabajo, sino con qué despacharlo y a costa de cuánto. Estos son cuatro ejemplos del impacto del fenómeno del que hablamos entre otras tantas de las 30 mayores empresas de la comarca, así como sus diferentes formas de surfear la última gran ola en un mar económico embravecido por el tifón del covid -19.

Grupo Quintá (Extrugasa)

Triplicar su acopio de seguridad. «Nós problemas de abastecemento de materias primas non estamos tendo. Tivémolos contra finais do ano pasado. Agora non, porque tomamos as medidas necesarias para evitar roturas de stock». Las medidas de las que habla José Manuel Pardal, gerente del Grupo Quintá, matriz de Extrugasa y el mayor grupo empresarial del sur de la ría de Arousa con 128,2 millones de euros de facturación y 699 empleados en 2019, fueron dos. «Nalgún caso ampliar provedores» pero sobre todo, destaca, «ampliar o stock de seguridade. Multiplicámolo por 3», hasta alcanzar las 4.000 toneladas de aluminio almacenadas en las instalaciones de la firma en Valga. «A finais do ano pasado percibimos que algunhas entregas viñan con retraso e decidimos investir en stock», lo que unido a la sólida relación de hasta 30 años con un importante número de proveedores evitó sobresaltos a Extrugasa, cuenta Pardal. A lo que no es ajeno el Grupo Quintá es a la subida en el último año de un 60 % del precio del aluminio en la bolsa de Londres, que «temos que repercutir no cliente», señala el gerente.

Thune Eureka

Alrededor del 30 % de la facturación del ejercicio pendiente de poder empezar a fabricarse. «Si, si. Estános afectando. En medida importante». El director general de Thune Eureka, Manuel García, desvela que la factoría de Bamio, la gran referencia de la industria de bienes de equipo de la comarca, con capacidad para fabricar grandes máquinas para sectores como la minería o la industria papelera, padece los efectos del retraso de entre 3 y 4 meses en la entrega de la materia prima con la que trabaja: aceros especiales que compra de proveedores de diversos puntos de Europa. García achaca el problema, que impide a Thune Eureka iniciar pedidos por valor de un 30 % de su facturación prevista para el 2021, al momento de reseteo en el que se encuentra el grueso de la cadena de producción general a nivel mundial. Para capear el temporal, la firma vilagarciana acaba de activar un ERTE rotatorio entre sus diferentes secciones, adaptado a la funcionalidad de cada una en base a la entrada de nueva materia prima en sus instalaciones y que irá afectando a un 20 % de su plantilla. Una medida que el director general pretende «dure o menos posible, quizais 1 ou 2 meses», a expensas tan solo de la regularización de la llegada del acero, toda vez que «temos traballo e as previsións son moi boas, na liña destes 3-4 últimos anos, nos que imos coma motos», dice García