Las mejores notas de la ABAU apuntan al bachillerato científico

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

Los alumnos de Arousa se examinaron en Pontevedra
Los alumnos de Arousa se examinaron en Pontevedra RAMON LEIRO

El 94 % de los alumnos de los nueve institutos de Arousa superaron las pruebas

19 jun 2021 . Actualizado a las 12:25 h.

Cada instituto es un pequeño mundo en sí mismo, con particularidades que hacen muy difícil comparar los resultados de un proceso selectivo como la ABAU. Hay centros que, como el Cotarelo Valledor, de Vilaxoán, no solo presentan a alumnos de bachillerato ordinario, sino también a estudiantes de la modalidad de adultos, que siempre lo tienen más complicado. En algunos lugares, como el Monte da Vila de O Grove, sus chavales han tenido que examinarse por segundo año consecutivo en un pabellón, lo que no contribuye, precisamente, a su concentración mientras en el exterior resuena el bullicio del recreo de un colegio. Algunas modalidades se prestan mejor que otras por el peso de sus troncales. Con eso y con todo, la ABAU ha pasado y sus conclusiones, en el conjunto de la comarca, son muy positivas. El 94 % de quienes acudieron a las pruebas las superaron, lo que arroja una media similar al promedio de Galicia.

Fueron a los exámenes 406 chavales, de los que 112, más de la cuarta parte, procedían del instituto Castro Alobre de Vilagarcía. De ellos, solo 24 no consiguieron rebasar el 5 en la fase general. Es decir, en las pruebas en sí. Al menos dos alumnos no pudieron concurrir al selectivo por razones médicas. Y entre el alumnado adulto, el porcentaje de aprobados se situó en un 50 %.

La nota más elevada, incluyendo ya los cálculos del expediente de bachillerato y la fase voluntaria, corresponde a Lucía Chazo Bello, una estudiante del instituto Fermín Bouza Brey de Vilagarcía que se matriculará en Xornalismo y ha obtenido un 13,96, a cuatro centésimas de la máxima puntuación posible, un 14.

Por encima del 13

Incluyendo el caso de Lucía, que cosechó la mejor nota de Galicia, empatada con otras dos jóvenes de A Coruña y Santiago, las mejores puntuaciones en cada uno de los nueve institutos de Arousa que presentaron alumnos a la selectividad superaron el 13 o se quedaron muy cerca.

En A Basella, de Vilanova, esa nota estuvo en un 13,50. La obtuvo un chico que estudió Humanidades y quiere cursar el doble grado de Administración y Dirección de Empresas y Derecho. Una de las alumnas del Castro Alobre cosechó un 13,53. Procedente del bachillerato científico, en su modalidad tecnológica, se matriculará en el doble grado de Física y Química. En Valga, una joven logró un 13,1 en la modalidad de ciencias sociales. En Carril, la mejor nota se colocó en un 13,656. La consiguió un alumno del bachillerato científico. Un chico de ciencias que espera cursar el doble grado de Matemáticas y Física se fue a un 13,84 en el Asorey de Cambados. Otro, en el Ramón Cabanillas, firmó un 13,41, también en la rama científica. El mismo perfil se dio en el Monte da Vila de O Grove, en su caso con un 13,16. Y en el Cotarelo, una chica de bachillerato científico logró un 12,8. Conclusión: las mejores notas de Arousa se dieron en la rama científica.

El IES Monte da Vila y los exámenes desde un pabellón

La dirección del instituto Monte da Vila de O Grove no comprende que, por segundo año consecutivo, sus alumnos hayan tenido que examinarse en un pabellón. En el de Fexdega, el curso pasado, y en unas instalaciones de baloncesto anexas a un colegio de Pontevedra, en esta ocasión. «Así é moi difícil concentrarse, cos ruídos do recreo no exterior, con mesas e cadeiras de plástico, sen megafonía nin sistema de son, non o comprendemos diante dunha proba tan decisiva». Su protesta ha sido elevada a la CIUG.

Los educadores recomiendan tomar el fin de semana para reflexionar

Como es normal, no todo el mundo comparte la puntuación que los correctores arrojan sobre sus exámenes de la ABAU. Para quienes están en desacuerdo con sus notas llega, ahora, el momento de plantear las reclamaciones que consideren oportunas. O no. Lo primero que los educadores recomiendan es templar el ánimo, reflexionar y tomarse unos días para decidir si conviene dar este paso. El fin de semana ofrece un margen suficiente para ello, ya que, aunque está abierto desde ayer mismo, el plazo para solicitar que se revisen las pruebas concluye el martes.

«Eu o que lles comento aos rapaces é que, se teñen intención de reclamar, non o fagan inmediatamente. Levo seis anos na ABAU, e por experiencia sei que o máis recomendable é tomarse un tempo para reflexionar», indica Duarte Correa, jefe de estudios del instituto Ramón Cabanillas de Cambados. «É bo dedicar a fin de semana a tratar de refacer os exames que queren revisar, porque aínda os teñen frescos, e contrastalos cos criterios de avaliación, que xa están publicados dende hai días». A partir de ahí, si su convencimiento es firme, y siempre teniendo en cuenta que existe el riesgo de que la nota, en lugar de incrementarse, baje, la aplicación Nerta se encuentra a su disposición.