Llamando fuerte como pocas veces a las puertas de A Lomba

El equipo juvenil del Arousa está firmando una gran temporada en la Liga Nacional


vilagarcía / La Voz

En medio de la pandemia, pocas cosas tenían tan claras el pasado verano los responsables de la política deportiva del Arousa que su firme apuesta por hacer ascender a la primera plantilla y, en paralelo, elevar el nivel del juvenil A. Prueba de lo último fue la decisión de entregar a Pacho Oliveira, contratado poco antes como director de fútbol base de la entidad arlequinada, el manejo del equipo de referencia de la cantera del club. Pacho Oliveira solo lo dirigió en el primer partido de la Liga Nacional, tras prescindir el Arousa de sus servicios como gestor por una situación pandémica que mantiene parada a casi la totalidad del fútbol base. Pero la plantilla reunida por el cambadés se ha probado de lo más competitiva en las manos de su sucesor.

Con David López Carballo, Perú, el Arousa es hoy cuarto clasificado del Grupo 1A de la Liga Nacional Juvenil. Sus números, 19 puntos, fruto de 6 victorias, 1 empate y 5 derrotas, 18 goles a favor y 20 en contra; y una destacada solidez en sus actuaciones como local en el Campo Municipal Manuel Jiménez, donde solo ha cedido 5 de los 18 puntos disputados en media docena de encuentros, de los que ha ganado cuatro. A falta de un tercio de la primera fase del campeonato, el Arousa dispone de 2 puntos de colchón sobre el sexto clasificado -los cinco primeros jugarán en una segunda fase por los dos ascensos a División de Honor y los otros cinco por evitar los cuatro descensos a Liga Gallega-; pero también se sitúa a tiro de 4 del Pontevedra, tercero, con el intratable Deportivo B firmando el pleno de 36 puntos y el Compostela segundo con 30. 

Desde el 12 de diciembre, el juvenil A del Arousa viene alternando victoria y derrota cada semana, coincidiendo sus tres pinchazos con los duelos frente a los tres primeros clasificados. Es esa menor competitividad ante los de arriba el único gran lunar apuntado por su técnico, Perú, que se queda con que en el último choque en las alturas, el 31 de enero con el Compos en Vilagarcía, «ao descanso iamos 0-3 e fomos quen de recortarlle a 2-3», marcador final.

Por lo demás, Perú resalta «o traballo e compromiso do bloque», al que presenta como un equipo que «tenta propoñer, ser na medida do posible protagonista. Xogar cun ritmo alto, boa circulación e ser moi dinámico». Unos parámetros muy similares a los manejados por la primera plantilla del club.

Con ella venían trabajando un buen puñado de futbolistas del juvenil A hasta que en Navidad la tercera ola llevó a Rafa Sáez a prescindir de su participación para reforzar la burbuja del Tercera. Aún así, el buen hacer del juvenil permite al pontevedrés tirar a distancia de cantera cuando lo precisa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Llamando fuerte como pocas veces a las puertas de A Lomba