Las rebajas que se adelantaron a los Reyes: «Tenemos que vender como sea»

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

Martina Miser

El covid ha obligado a cerrar perimetralmente Vilagarcía, lo que ha dejado a los establecimientos sin más clientes potenciales que los residentes en la ciudad

06 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Rebajas, descuentos, precios especiales... Los escaparates del comercio local de Vilagarcía iniciaron el año con llamadas desesperadas a los consumidores. Con carteles rojos como la luz de alarma con la que viven, día y noche, quienes intentan mantener a flote negocios cercados por las circunstancias. «Tenemos que vender, como sea», explicaban ayer en algunos negocios de la calle Rey Daviña, la principal arteria comercial de la capital arousana.

Es cierto que este ha sido un año de ventas bajas para casi todos los negocios. Pero hay sectores, como el calzado y el textil, contra los que parecen haberse conjurado todos los astros. El covid ha obligado a cerrar perimetralmente Vilagarcía, lo que los ha dejado sin más clientes potenciales que los residentes en la ciudad. «Echamos de menos a nuestra clientela de A Illa, Vilanova, incluso Ribeira», explican en varias tiendas.

Es verdad que los vecinos de la capital arousana han comprado más que otros años en los negocios locales, así al menos lo aseguran en varios de estos establecimientos. Pero reconocen que el volumen de operaciones cerradas no es suficiente. Porque el consumo ha bajado. «Al cerrar la hostelería a las seis, a esa hora las calles se quedan vacías». No hay gente, y sin gente no hay negocio posible. La limitación extrema de la vida social ha traído como consecuencia una drástica reducción de la inversión en ropa, calzado y complementos de todo tipo. «¿Cuánto se ha dejado de mover simplemente por la cancelación de las fiestas de fin de año?», pregunta Rocío Louzán, presidenta de Zona Aberta.