El apagón que casi deja a los vecinos de Faxilde sin las uvas del Año Nuevo

En las 160 casas afectadas por la avería se cenó a la luz de las velas

;
Vecinos de Faxilde celebran la cena de fin de año a la luz de las velas Vecinos de Faxilde en Vilaxoán celebran la cena de fin de año a la luz de las velas

vilagarcía / la voz

Según los datos facilitados por Fenosa, el pasado jueves, a las nueve y cuarto de la noche, una avería en la red de baja tensión dejó sin suministro a alrededor de 160 vecinos de Vilagarcía. En concreto, a los residentes en Faxilde. Según los datos de la empresa suministradora, la incidencia se prolongó hasta cerca de las once de la noche. Los vecinos, sin embargo, aseguran que duró más. «La luz volvió, seguro, alrededor de las doce menos diez», explica Loli Miramontes, la presidenta de la asociación de vecinos. Hay un buen motivo para recordar con tanta claridad la hora: todo el mundo estaba pendiente de las campanadas de medianoche. Las campanadas con las que se despedía el aciago 2020 y con las que llegaba, revestido de la ilusión del planeta entero, el Año Nuevo.

La luz volvió con la antelación justa para poder celebrar el cambio de año siguiendo por la tele el reloj de la Puerta del Sol. Pero la cena ya fue otro cantar. «Nosotros cenamos embutido», cuentan unos vecinos. Muchos ya tenían el marisco listo, pero a la mayoría el apagón los cogió con la cena a medio preparar, así que cada uno reformuló el menú como pudo. Afortunadamente, en los casos más urgentes funcionó la solidaridad: «La luz no se fue en todas las casas. Yo, por ejemplo, le pedí a una vecina que me calentase la comida para mi padre, que ya está muy mayor», explica una de las afectadas por el apagón.

Lo que está claro es que el covid-19 nos ha enseñado a relativizar las cosas. «A ver, no pasa nada», dice una vecina, conciliadora. Claro que hablaba ayer por la mañana, cuando la noche pasada a la luz de las velas empezaba a ser ya un recuerdo digno de ser contado. Porque para ella y sus vecinos, el tránsito del Año Viejo al Año Nuevo ha sido aún más extraño que para los demás. Y ya es decir.

Afortunadamente, las familias siempre tienen recursos de los que tirar para sobrellevar estos momentos, especialmente cuando hay niños de por medio. Así que muchos sacaron sartenes y cacerolas para entretener a los chavales y, de paso practicar las campanadas, por si la avería de la red se demoraba hasta el año siguiente.

No tuvieron que llevar a la práctica lo ensayado: la luz volvió justo a tiempo, poco antes de la medianoche. Fue una magnífica noticia para una de las familias que se habían quedado a oscuras: uno de sus miembros precisa diálisis y estuvieron a punto de tener que trasladarlo a un hospital. Afortunadamente, tampoco eso fue necesario. La electricidad llegó como heraldo de un 2021 en el que todo irá mejor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El apagón que casi deja a los vecinos de Faxilde sin las uvas del Año Nuevo