Puerto y Ravella sellan la paz para reactivar los proyectos bloqueados

Varela y Tourís anuncian una etapa de colaboración que será «boa para todos»


vilagarcía / la voz

Las relaciones entre la expresidenta del Puerto de Vilagarcía y el alcalde de la ciudad eran tan malas, que bastaba mencionar alguno de los asuntos que tenían pendientes para que la crispación se dejase leer en los rostros de Sagrario Franco y Alberto Varela. Esa situación parece haber cambiado radicalmente con el relevo de la primera al frente de la rada arousana. A su sucesor en el cargo, José Manuel Cores Tourís, la experiencia le ha afinado la cintura política. Y así quedó demostrado ayer, en la primera visita institucional realizada a Ravella. Tras la misma, los representantes de las dos instituciones más importantes de la capital arousana ofrecieron una rueda de prensa conjunta en la que las sonrisas fueron a la par que las lisonjas.

El encuentro, aclararon enseguida tanto el anfitrión, Alberto Varela, como su invitado, había sido sobre todo protocolario. Un saludo oficial, un gesto de reconocimiento mutuo. Y eso, teniendo en cuenta los antecedentes, ya suponía todo un cambio. Aún así, inevitablemente, sobre la mesa se pusieron algunas de las cuestiones por las que se han mantenido las espadas en alto durante los últimos cuatro años. En ninguno de esos temas se profundizó, no se desmenuzaron las posturas, no se revivieron los encontronazos del pasado. Simplemente, señaló Cores Tourís, se ratificó «a vontade de chegar a acordos» en una serie de cuestiones de gran importancia tanto para el Puerto, como para la ciudad en su conjunto.

«Non imos resolver en cinco minutos os temas que levan sobre a mesa anos», exponía el alcalde Alberto Varela tras el encuentro. Pero destacó, como antes había hecho el presidente del Puerto, la disposición al diálogo como herramienta a emplear para «desbloquear» los grandes asuntos pendientes. ¿Cuáles? La lista no es corta, pero tampoco es difícil: desde la transformación de la Comandancia de Marina en el gran centro de salud que demanda Vilagarcía, hasta los trámites urbanísticos precisos para liberar el muelle de O Ramal, pasando por el siempre espinoso asunto del hotel que la autoridad portuaria aspira a construir en las inmediaciones de ese muelle.

Sobre todos esos asuntos, hasta ahora fuente de conflicto, han acordado Tourís y Varela dialogar, negociar y debatir todo lo que sea necesario. «Hai vontade política de chegar a acordos», dijeron ambos mandatarios, quienes indicaron que cualquier medida, cualquier paso que se vaya a dar, deberá estar visado y sostenido por los argumentos de los técnicos del Puerto y del Concello. Trabajadores «excelentes», los unos y los otros, que deberán asesorar, ayudar a tender puentes y facilitar soluciones.

De momento, la voluntad política ha sido suficiente para convertir lo que hasta ahora parecían diferencias insalvables, en cuestiones sobre las que se puede hablar. Es el caso del hotel previsto por la autoridad portuaria en O Ramal. El no rotundo de Ravella se había transformado ayer. «Nós sempre dixemos que non queriamos unha barreira arquitectónica máis, nin privatizar unha zona de paso á praia e ao Ramal», dijo Alberto Varela, que se mostró abierto a analizar otras alternativas. El alcalde, al igual que Cores Tourís, también quiso tender puentes sobre los cambios urbanísticos necesarios para abrir nuevos espacios para el desarrollo del Puerto y facilitar el traslado de las naves que hay en el muelle de O Ramal, dejando expedita su apertura a la ciudad. ¿Se hará mediante una modificación puntual como defendía el puerto, o a través del PXOM como pretendía el Concello? La respuesta, en este caso, quedará en manos de los técnicos y, en última instancia, de la Xunta de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Puerto y Ravella sellan la paz para reactivar los proyectos bloqueados