Francisco Rapallo, el almirante que prometió ser un «buen embajador» de Vilagarcía

El hijo predilecto de la ciudad falleció a los 79 años de edad víctima del covid-19; será enterrado en Rubiáns


Vilagarcía / La Voz

El 7 de agosto de 2000, Francisco Rapallo Comendador era nombrado hijo predilecto de Vilagarcía. Así lo había decidido la corporación municipal a la vista de unos méritos que en aquel acto, tan protocolario como emotivo, dio a conocer la concejala Ángela González. Se condensaban todos ellos en la brillante hoja de servicios de un militar que, aquel mismo día, se comprometió a «responder siempre como un buen embajador de esta villa». Y que cumplió con su promesa. Este jueves, desde Ravella se comunicaba el fallecimiento, a los 79 años de edad, de Rapallo Comendador. Una nueva víctima, confirma el Sergas, del covid-19. «A noticia causou un fondo pesar no Concello, tanto pola perda persoal, como polo que representaba un vilagarcián que acadou ou máis altos postos da Armada Española servindo ao país e levando o nome de Vilagarcía con orgullo en todos os destinos nos que desempeñou o seu labor», apuntaban desde el gobierno local.

Francisco Rapallo nació en Vilagarcía el 29 de octubre de 1940, y con 15 años ingresó en la Escuela Naval. Fue el alumno más joven de su promoción, pero eso no fue impedimento para que obtuviese la titulación de Oficial de la Escala Superior del Cuerpo General de la Armada. Al finalizar los estudios, navegó como alférez y teniente de navío en diversos buques de la Armada, y fue poco a poco subiendo en el escalafón militar. En 1998 fue nombrado Almirante de la flota de España y de la Fuerza Europea Euromarfort. Su currículo es extenso y está engalanado por numerosas condecoraciones, como la Gran Cruz al Mérito Naval, medallas y distinciones nacionales, internacionales, de la OTAN y de la UEO por su participación en diversas campañas, como la Guerra del Golfo.

Como todos los marinos, la vida de Rapallo tuvo siempre un aquel nómada, de movimiento constante. Pero, pese a los diferentes destinos a los que le empujó su carrera, el almirante siempre mantuvo sus vínculos con Vilagarcía. Tras ser reconocido como hijo predilecto de la ciudad, intervino en varias ocasiones para que en su puerto hiciese escala, en 2002, el buque escuela de la Armada Juan Sebastián Elcano, una visita que se convirtió en todo un acontecimiento social.

El Concello de Vilagarcía ha querido trasladar su pesar y su afecto, en nombre de todos los vecinos, a la familia de Francisco Rapallo Comendador. En la capital arousana contaba el almirante con una extensa red familiar, a cuyos integrantes visitaba de forma periódica. Ahora, siguiendo los deseos que él mismo había expresado en vida, será enterrado en el cementerio municipal de Rubiáns.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Francisco Rapallo, el almirante que prometió ser un «buen embajador» de Vilagarcía