«En las escuchas, los colombianos le prometían plomo al que no cumpliese»

El salto de los contrabandistas arousanos a la cocaína se detectó por primera vez en conversaciones telefónicas intervenidas desde tabernas remotas


vilagarcía / la voz

Los noctámbulos que aquella madrugada apuraban sus copas en los pubs de Vilagarcía se extrañaron al comprobar que compartían barra con toda una serie de clientes desconocidos. Tiempo después, dedujeron que se trataba de los agentes que pocas horas más tarde protagonizarían el primer zarpazo al narcotráfico en Galicia. Aunque hacía ya varios meses que la gente de la Brigada Central de Estupefacientes trabajaba en la capital arousana, tampoco en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía existía constancia de lo que se iba a desatar el 12 de junio de 1990. «Esa mañana acababa de llegar de un juicio en la Audiencia Nacional, un asunto de dinero falso. Llegamos a comisaría y nos la encontramos tomada», recuerda Enrique León (Verín, 1944), que entonces ejercía como segundo del puesto.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

«En las escuchas, los colombianos le prometían plomo al que no cumpliese»