Los Fernández Pajuelo: última saga de la raia

Antolín, el primogénito, se crio con su padre en A Guarda entre estraperlistas reciclados al tabaco, de los que aprendió el negocio antes de concentrarse en la coca, secuestros e intentos de asesinato


VIGO / LA VOZ

Antolín Fernández Pajuelo volvió en marzo a la rueda del narcotráfico intentando colar 3.700 kilos de coca por la ría de Arousa. Justo dos décadas antes, en 1990, cayó con 325 kilos en el Caribe a bordo del pesquero Terral Colindres. No era un alijo más apresado a gallegos allende de los mares, fue el primero y aún restaban tres meses para el big bang policial y judicial de la operación Nécora. Pero la figura del apodado Tolín no se dimensiona sin la de su padre. Tanto que él, a sus 53 años y con una ficha policial proclive a la caricatura, aún es para sus vecinos «el hijo de Nisco». El recuerdo de Francisco Luis Fernández Silva se mantiene presente en A Guarda (9.977 habitantes). Un empresario con poco ojo para los negocios, pero con la milagrosa habilidad de recomponerse siempre. Mariscos y pescados formaban su catálogo oficial de mercancías a despachar.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Los Fernández Pajuelo: última saga de la raia