Pantallas protectoras que cruzan las fronteras provinciales

Una arousana con un par de impresoras 3D en casa ha fabricado ya 150 unidades y algunas de ellas han llegado hasta Santa Comba


Santiago / LA voz

Hasta hace poco, nadie se imaginaba la importancia que tendría disponer de mascarillas o de pantallas protectoras. Cuando la gente aún campaba libremente por la vía pública y había carta blanca para dar besos o abrazos, Patricia Santiago se hizo con un par de impresoras 3D. Era para ella «un hobby», dice. Estaba fascinada por las posibilidades enormes que ofrecía esta tecnología y, como amante de los animales que es, se le dio por hacer réplicas en tres dimensiones de perros. La idea de esta mujer con experiencia en el sector comercial y en las telecomunicaciones, después de cinco años de parón laboral, era montar su propia empresa de impresión de mascotas en 3D. Estaba con los trámites y hasta tenía el nombre decidido: La Casita de Lola. Pero la alarma sanitaria dio un giro al guion y ha puesto ahora las máquinas al servicio de quienes estos días están en primera fila en la lucha contra el coronavirus.

En su casa de Vilagarcía, con la ayuda de su novio -cuya empresa está cerrada por el estado de alarma-, la arousana está fabricando pantallas. Han hecho ya unas 150 unidades, que no solo han sido repartidas entre centros sanitarios y residencias de la provincia de Pontevedra. Algunas han llegado hasta Santa Comba para proteger a los trabajadores del centro de salud y a los policías locales.

«Mi hermana es abogada y conoce a una colega que trabaja en el Concello de Santa Comba. Ella se puso en contacto conmigo para ver si podíamos hacerle llegar pantallas. Allí la situación era un poco desesperada, con cuatro agentes y uno de baja a cara descubierta. Lo mínimo era ayudarles», explica Patricia Santiago. La partida fue enviada a través de la Fundación Seur, que se hizo cargo de los gastos, e incluía suficientes unidades como para repartirlas también entre el personal del centro de salud xalleiro.

Al igual que en el caso anterior, supo de la necesidad que tenían otros profesionales sanitarios a través de dos vecinas que son enfermeras y de otros conocidos que sufrían de primera mano la falta de material que existía en ciertos centros de trabajo. Dicho y hecho. No tardó en correrse la voz y empezó a recibir más encargos. Sus impresoras también realizaron pantallas de protección para los centros de salud de Meaño, de Vilanova y de Portonovo (Sanxenxo), entre otros, para la residencia de ancianos Divina Pastora de Vilagarcía, así como para el Hospital do Salnés y de Montecelo.

Cadena solidaria

La arousana cuenta que supuso todo un reto encontrar el material para fabricarlas: «Nosotros hacemos la visera. El filamento con el que funciona la impresora 3D lo estamos comprando en Amazon y por el momento aún nos queda, aunque se vende ahora más caro que antes y tenemos un poquito de miedo a que se pueda cortar el suministro. Las pantallas llevan también una hoja de acetato que nos hace llegar otra chica de Vilagarcía y una goma elástica que no es capaz de conseguirla mucha gente. Yo pude hablar con una mercería, que me la vendió». Cuentan, por otra parte, con donativos de particulares para costear el material. «Nosotros ponemos las ganas. Estas cosas no se hacen por negocio, se hacen por ayudar», apunta Patricia.

En este sentido, lamenta que algunas personas se dediquen a sacar provecho de la situación: «Hay quien está haciendo pantallas y les está poniendo precio. Nos hemos enterado, por ejemplo, que a algún hospital de Pontevedra se las han ofrecido por un precio desorbitado. O lo que me parece aún más miserable, y es que se done el material y lo revendan. A nosotros no nos pasó con el nuestro, pero sé que se está haciendo. En todo caso, yo creo mucho en el karma».

La pareja de Vilagarcía tarda en hacer y montar cada pantalla de protección algo más de dos horas y media. A lo largo del día, sacan entre 15 y 18 unidades, «dependiendo de lo tarde que nos acostemos y de lo temprano que nos levantemos», comenta Patricia Santiago, que lleva ya un par de semanas al pie del cañón pensando en proteger a quienes nos cuidan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Pantallas protectoras que cruzan las fronteras provinciales