Peripecias de opositores y estudiantes en la biblioteca trashumante

El aula de lectura, improvisada en el auditorio esta última semana, levanta quejas entre sus usuarios


vilagarcía / la voz

Ya se sabe que estudiar puede convertirse en la menos grata de las ocupaciones. Sobre todo si el meterse entre libros y apuntes tiene como objetivo acceder a un puesto de trabajo en la Administración pública a través de las consabidas oposiciones. Opositores y escolares rezagados de secundaria o bachillerato constituyen en Vilagarcía el principal sustento del contingente de usuarios de la biblioteca municipal en una temporada complicada, el verano. Las exigencias horarias de la época de la canícula fuerzan el cierre del centro de lectura Rosalía de Castro durante toda la tarde, lo que obliga a quienes lo frecuentan a una pequeña trashumancia hacia el auditorio. Ningún problema hasta que, esta última semana, el estudio ha tenido que trasladarse de nuevo, esta vez a un seminario que, lamentan sus ocupantes temporales, resulta de lo más ruidoso.

«El otro día tuvimos que marcharnos e ir a estudiar a las mesas que hay junto a la máquina del café», lamentan un grupo de jóvenes. Normal. Las dependencias de al lado acogían un seminario de psicomotricidad que, por sus características, no discurría precisamente en silencio. Una mujer asegura, por su parte, haber recurrido a unos auriculares de buen tamaño para aislarse del relativo jaleo circundante y poder concentrarse en sus papeles. El problema tiene los días contados, concluirá el lunes, pero no por ello deja de ser molesto.

¿A qué se debe este deambular estival de opositores y estudiantes en general? Con la llegada del verano y las vacaciones, la biblioteca se queda corta de personal y echa el cierre por las tardes, explican fuentes municipales. Antes no existía alternativa alguna, por lo que cada cual debía buscarse la vida para seguir trabajando entre libros a su manera y de acuerdo a sus posibilidades. Ahora, el Concello facilita la utilización de unas dependencias del auditorio que se dirían idóneas: la biblioteca del conservatorio. Problema: el centro musical ha retomado sus actividades esta semana, por lo que el aula de lectura ha debido trasladarse al seminario que levanta protestas entre sus usuarios. Todo terminará el lunes, día en el que la biblioteca municipal recobrará su horario, de 9 a 21 horas, y el sábado, de 9 a 14 horas.

Las dependencias de la casa da cultura recobrarán el lunes su horario habitual, de 9 a 21 horas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Peripecias de opositores y estudiantes en la biblioteca trashumante