La primera Vía Verde de Galicia ya está en marcha

El inicio de las obras del corredor coincide con el 120 aniversario de la inauguración del ferrocarril que unió Vilagarcía y Pontevedra


vilagarcía / la voz

Con permiso de la del Eo, que se interna unos kilómetros en Lugo, y del proyecto no del todo consensuado que debería unir Vigo y Redondela, la Vía Verde cuyas obras acaban de comenzar entre Vilagarcía, Caldas y Portas será la primera que discurra íntegramente en Galicia, una de las pocas comunidades que aún no ha sacado provecho de sus trazados ferroviarios en desuso. El caso es que el convenio que los tres municipios firmaron en diciembre con la Diputación de Pontevedra está dando ya sus frutos. La compañía Tragsa, adjudicataria de los trabajos, ha iniciado la limpieza definitiva del trazado, de nueve kilómetros, y comenzado, así, una intervención que se prolongará durante doce meses. Su presupuesto suma los 200.000 euros que asume la Administración provincial a los 156.186 euros que ponen sobre la mesa los tres concellos.

De momento, todavía es posible recorrer a pie el espacio que en su día ocupó una vía centenaria. El desbroce de la maleza que creció sobre la plataforma en el tiempo transcurrido desde que se levantaron los raíles, facilita un paseo cómodo, en el que apenas existen desniveles. El camino parte de la aldea de Abelle, en Rubiáns (Vilagarcía), discurre por Caldas durante casi cinco kilómetros y desemboca en la estación de Portas tras dejar atrás la azucarera.

La vegetación, que jalona el centenario camiño de ferro, echa una mano y una buena sombra al caminante, al que la experiencia proporcionará un momento muy potente cuando aviste el viejo puente de hierro que salva el río Umia, con la aldea de Paraíso a la vista. Es uno de los pocos puntos en los que es preciso tener cuidado con dónde pone uno el pie. La estructura se mantiene razonablemente bien, pero necesita ser restaurada. Y, de momento, la Xunta, que se comprometió a resolver su rehabilitación y completar el presupuesto de la Vía Verde con otros 200.000 euros, solo parece dispuesta a contribuir con 164.000 euros, por debajo de la cifra consensuada y de las elevadas expectativas que el proyecto ha generado.

A la espera de que la Consellería de Medio Ambiente retome su compromiso, el corredor, que será recorrido a pie y en bicicleta, dispondrá de cinco accesos (en su inicio en Abelle, en el cruce con la N-640 y junto al cruceiro de Santiago, en el monte Agoseite y en la estación de Portas), áreas de descanso y estacionamiento, y dos miradores, en el pazo de Rubiáns y o Coutiño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La primera Vía Verde de Galicia ya está en marcha