Cuidar de los pájaros en mano


Vilagarcía

La jaula es cómoda, hermosa a su manera pese a tanto desmadre urbanístico como la ha azotado, y también manejable. Ahora falta atraer a los pájaros (es una metáfora, entiéndanme bien, no se trata de comparar a nadie con un bípedo plumífero) que contribuyan a habitarla y a hacerla crecer. Alberto Varela y su equipo cuentan con el aval de los vilagarcianos para avanzar en el proyecto que los socialistas pusieron en marcha hace cuatro años. Quedan muchas cuestiones pendientes de desarrollo. Pero el camino de eso que se ha dado en llamar modelo de ciudad está marcado. Aquí se

vive razonablemente bien. Deberíamos conseguir que se trabajase de la misma manera.

Vilagarcía ha sufrido un incesante proceso de desindustrialización en las últimas décadas. En ello ha tenido bastante que ver el abandono de sagas empresariales de larga tradición y profundas raíces en la ciudad, que han preferido vender que seguir en lo suyo. Bien. Estaban en su derecho y lo han ejercido. Es lógico reclamar al Concello que se esfuerce en atraer inversiones. Pero tal vez lo más inteligente sería comenzar por el principio. Una decena de industrias continúan generando empleo de calidad y en buen número. Preguntarles qué necesitan de su gobierno local no sería una mala forma de empezar. Pájaros en mano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cuidar de los pájaros en mano