Vilagarcía / La voz

En apenas dos horas, el fuego acaba de devorar una de las naves que Impex Europa, la compañía que fabrica el conocido raticida Ratibrom, posee en el polígono industrial de Trabanca-Badiña, en Vilagarcía. Las llamas recorrieron las instalaciones como una exhalación, alimentadas por los productos que la empresa almacenaba en ellas. Entre otros, parafinas y resinas, aunque también palés de madera, envases y una parte de su maquinaria. Un denso humo negro, visible desde buena parte de la capital arousana, evidenciaba el alcance del siniestro, que obligó a los servicios de extinción a trabajar a fondo hasta que, hacia la una y media del mediodía, el incendio fue controlado.

Tiempo habrá para investigar cómo se originó el siniestro. Las hipótesis, al pie del incendio, apuntaban a un cortocircuito, tal vez un problema eléctrico derivado de las fuertes tormentas que anoche azotaron Vilagarcía. Los propietarios de Impex Europa, cuya fábrica se sitúa justo enfrente de la nave arrasada, colaboraron desde el primer momento con los miembros del consorcio de bomberos, que envió vehículos y operarios desde diferentes puntos de la provincia, y del servicio municipal de Emerxencias e Protección Civil. Entre otras cuestiones, informándoles de los materiales que contenían las instalaciones y de sus características.

Por lo visto, las llamas prendieron en el edificio hacia las once y media de la mañana. Al ser sábado, y no haber actividad, nadie se encontraba en su interior. Así que fueron los trabajadores de las empresas situadas en las inmediaciones, como el gimnasio Arousa Pádel o los autocares Pereira,  quienes primero se percataron del problema. De hecho, los conductores se apresuraron a retirar de los hangares la docena de autobuses que permanecían en ellos. Buena parte del esfuerzo de bomberos y operarios de emergencias se centró, precisamente, en garantizar que el incendio no se propagase a la compañía de transporte de pasajeros, cuyas instalaciones se sitúan a continuación del almacén que estaba siendo pasto del fuego. También los habitantes de dos viviendas, ubicadas en la parte posterior de la nave, fueron evacuados ante el riesgo de que resultasen intoxicados por el humo que rodeaba la zona.

A la vista de productos que fabrica Impex, la formación Vilagarcía En Común reclamó ayer al gobierno municipal que encargue análisis de agua y aire para garantizar que no se han desencadenado procesos de contaminación en el subsuelo o en la atmósfera. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las llamas devoran un almacén de los fabricantes de Ratibrom en Trabanca