Vilagarcía / La Voz

El Arousa cerró la primera vuelta de mala manera. Probándose incapaz de superar a ninguno de sus rivales directos por los puestos de promoción en su campo de A Lomba, tras empatar 2-2 con un Somozas al que se le vio cómodo, y que se cobró los graves errores defensivos del cuadro vilagarciano. El cuarto puesto sigue a 5 puntos, pero el Arousa ya no es sexto, sino séptimo, superado por un Alondras en ascenso meteórico.

Con ganas de marcar territorio arrancaron los de Sáez su encuentro con el Somozas. Firmando sendas llegadas en los dos primeros minutos de juego; la última, con un disparo de Javi Otero en la frontal que atrapó Manu Cedrón. Pero el Somozas cortó el ímpetu arlequinado con un golpe seco. En el minuto 7, en una falta botada con rapidez en el carril central a tres cuartos de campo local hacia Luis Nuño, que sorprendió a la pareja de centrales rival, batiendo en su mano a mano a Manu Táboas.

La historia se repetía. Al Arousa le tocaba jugar con el marcador en contra antes incluso de la conclusión de esa fase inicial de descorchado con gas que acompaña de serie a un partido de balompié. Y el conjunto de Rafa Sáez lo volvió a pagar.

Cierto es, los locales eran dueños del balón. Pero ya se sabe que ello no siempre es sinónimo de control del partido. De hecho, al Somozas se le vio cómodo, y de sus contras salieron el grueso de las más claras ocasiones de gol antes del descanso. Hasta en tres oportunidades amenazó con subir el 0-2 al marcador el conjunto de Manuel García sin consumirse siquiera el primer cuarto de hora. En un disparo de Quique Cubas desde el círculo central tras un tropiezo de Manu Rodríguez en la medular con el portero local adelantado. En una internada por el fondo izquierdo del ataque visitante de Luis Nuño. Y en un centro de Juan Martínez tras regate a su par, Cristóbal, con remate envenenado de Cubas. Manu Táboas se ganó el sueldo en las tres acciones.

Con el partido madurando en la dinámica de juego que más convenía al Somozas, una acción sin aparente peligro dio al Arousa el empate a 1 en el minuto 33. Javi Otero recibía un balón en el carril central, se quitaba de encima a su propio compañero Sylla, y trazaba una perfecta perpendicular con la portería de Manu Cedrón, cuya estirada hacia la izquierda se quedaba corta.

El impacto del gol del interior vilalongués se multiplicó solo cuatro minutos después. Con la fortuna aliándose con el Arousa. Sylla centró desde el carril derecho, y Joseja, queriendo despejar con el pie, mandó sobre la línea del área pequeña el balón al palo largo, introduciéndose en la portería.

Pero las tornas cambiaban por poco tiempo. Porque en el 44 el Arousa encajó un duro derechazo. En su segunda visita con el Somozas a A Lomba, el exarlequinado Quique Cubas empataba a 2 rematando con el pie una falta lanzada desde la banda izquierda tras botar el balón en el área pequeña sin oposición. Javi Otero pudo devolver el golpe en la última acción antes del descanso, pero su remate en el corazón del área a centro lateral se fue a las nubes.

La segunda parte calcó la topografía de juego de la primera. Con el Arousa manejando el cuero, y el Somozas cubriendo con soltura los espacios mientras consumía el tiempo en espera de encontrar el momento de asestar una puñalada mortal. Tensando su red de seguridad con el paso a un 5-4-1, que cambiaría por un 4-2-3-1 a mitad de acto.

Casi recién retornado de vestuarios, Javichu le metió el susto en el cuerpo a la afición arlequinada, con un pase templado a Luis Nuño, que este no acertó a remachar por escasos centímetros libre de marca.

Luis García y Chiqui repondieron de inmediato con una hermosa combinación en carrera dentro del área, pero Sylla no llegó por poco al centro del segundo al punto de penalti. El propio punta rozó el 3-2, mas su disparo franco en los primeros metros del área asistido entre líneas por Julio Rey se marchó rozando el travesaño en el minuto 68.

Hubo que esperar a los últimos diez minutos para ver a Quique Cubas mandar el esférico silbándole a un poste, tras atrapar en carrera un pase en largo y disparar en el balcón del área. A 4 minutos del final Javi Nogueira cerraba la libreta de anotaciones estrellando el cuero en la parte exteriror del palo derecho. Ruido y nueces dejaron hambriento al Arousa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Arousa sigue sin dar la talla en A Lomba