La protectora se asfixia en invierno

Con la ocupación doblando a su capacidad, tres personas se ocupan entre semana de trescientos animales


vilagarcía / la voz

«De lunes a viernes es bastante complicado; durante el fin de semana viene más gente», explica Ángeles Cifuentes, responsables de la Protectora de Vilagarcía. Ese «bastante complicado» al que se refiere significa que muchos días son solamente tres personas las que tienen que hacerse cargo de los más de trescientos animales que ocupan las instalaciones de Pinar do Rei. Una cifra que duplica la capacidad de la instalación. La capacidad económica sobre todo, que está planificada para acoger a 100 perros y 50 gatos y no a los 200 y 120 que tienen ahora en sus manos.

La protectora, en definitiva, se asfixia en invierno porque cada día llegan nuevos inquilinos a los que hay que hacer sitio. Ayer, sin ir más lejos, cuatro cachorros cayeron en sus manos. Afortunadamente, el espacio para los perros es lo suficientemente amplio como para que no estén apretujados, pero, curiosamente, en estas noches gélidas que estamos viviendo, los propios animales buscan el calor de sus compañeros. «Teníamos cunas pequeñas en algunas de las celdas y las hemos cambiado por otras grandes porque descubrimos que dormían juntos», explica Ángeles.

El frío, en realidad, no es demasiado problema para los perros, que tienen mantas y una zona cubierta para protegerse de las temperaturas y, además, los más débiles y los enfermos duermen dentro del edificio. Sí hubo algún susto en verano con el calor en un par de casos. Además, estos días se ha producido la curiosa circunstancia de que en Pinar do Rei las temperaturas eran más suaves que en Vilagarcía debido a la inversión térmica.

Adopciones

Por otro lado, desde la protectora constataron un incremento del número de adopciones que se produjeron durante la época navideña, una quincena en total. En realidad, el dato no deja de ser anecdótico porque resalta su responsable que tienen muy clara la política de que no se puede tratar a los animales como simples regalos, mascotas que no deben ser de usar unos días y abandonar, como, desgraciadamente suele suceder de manera cíclica en cada arranque de año. «Siempre insistimos en el que el perro no es un regalo y no damos animales en adopción a menores de edad», explica Ángeles Cifuentes.

En este sentido, en la Protectora de Vilagarcía están más que satisfechos con el resultado de las campañas de concienciación que están realizando en los distintos centros escolares y que consigue que los niños tomen nota de la importancia de tener la mascota adecuada para cada circunstancia familiar y que, además, perros, gatos y demás son seres vivos. Y apuntan un hecho curioso: alguna de las adopciones que se produjeron tuvieron a maestros como protagonistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La protectora se asfixia en invierno