La University of Oklahoma como trampolín al profesionalismo

El extenista del C.T. O Rial pondrá rumbo en cuestión de días a los Estados Unidos tras pulir su juego en los últimos tres meses con Dani Otero


Rafael Izquierdo Luque (Santiago, 10/I/2000) regresó ayer de un fugaz paso por Madrid, a donde acudió para solicitar el pertinente visado de estancia en los Estados Unidos en la embajada amaricana. A mediados de mes, calcula, abrirá una nueva etapa en su afán por labrarse una carrera profesional en el hipercompetitivo mundo del tenis. Firmando una beca deportiva de cuatro años con la University of Oklahoma, a cambio de competir para su equipo, en el Top 15 de la NCAA 1, mientras cursa la carrera de Business, el equivalente a Administración y Dirección de Empresas española. Illinois, Wake Forest (Carolina del Norte) y Florida State eran las otras opciones que le había conseguido Macarena Aguirre, de MAE Sports, la agencia que le tramitó una beca que le cubrirá a Izquierdo todos sus gastos de estancia y manutención al otro lado del Atlántico.

El santiagués, que tras llegar con diez años al C.T. O Rial comenzó a despuntar en el 2013 con su título en el Torneo Albert Costa Sub-13, marchando a la Academia Juan Carlos Ferrero un año después tras un glorioso 2014 en el que alcanzó la internacionalidad con España, se puso cuatro años después de nuevo en manos del vilagarciano Dani Otero para recuperar nivel competitivo en los últimos tres meses antes de su salto a los Estados Unidos. Un trabajo con el que, declara el tenista, «he vuelto a notar otra mejora».

A Oklahoma llegará Rafa justo a tiempo de iniciar la Liga Universitaria, tras la que volverá a España en verano «a jugar todos los torneos future que pueda», lo que seguirá haciendo después en los EE.UU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La University of Oklahoma como trampolín al profesionalismo