Si el Combate Naval de Vilagarcía ha logrado cumplir 152 años, por algo será. Aunque el espectáculo pirotécnico no es el último evento de las fiestas de San Roque, significa para la mayoría el broche de oro de las celebraciones. Broche de oro y de piedras preciosas, porque los estallidos de luz hacen que, desde el cielo, parezcan caer diamantes y zafiros y rubíes. «Vienen hacia nosotros», exclamaban los niños que, con la boca abierta, seguían la batalla entre el castillo y los tres barcos que este año intentaron recrear el asedio al puerto de Callao, en Perú, el hecho histórico sobre el que Vilagarcía ha construido una de sus tradiciones más arraigadas. Muestra de ello fueron los murmullos de admiración que recorrían la playa, como una ola, cada vez que uno de los estallidos de Pirotecnia Penide lograba hacer magia. O los aplausos que sonaron cuando, gastados ya los ochocientos kilos de pólvora previstos, el cielo se fundió en negro. Pero la muestra más inequívoca de la pasión por el Combate Naval es la enorme marea de humanidad que, una vez rematado el evento, se adueñó de Rosalía de Castro, que se cerró al tráfico para que quienes habían asistido al espectáculo pudiesen volver a desparramarse por las calles de la capital arousana, llenando bares y terrazas en una noche cálida y que invitaba al disfrute.

Pero, como decíamos, el Combate Naval no es el final de San Roque, aunque lo parezca. De hecho, ayer recorrió la capital arousana el desfile de carrozas que nunca falta el último domingo de las fiestas. Tras el duelo de fuegos artificiales, tocaba la batalla de flores, que este año estrenó recorrido. Está pensado este evento para el disfrute de los niños, que son quienes pueblan los coloridos vehículos que desfilan por las calles, acompañados en su viaje por dragones, soldaditos de plomo o grillos gigantes. Este año, el Concello se había reservado dos de esas carrozas para que a ellas se pudiesen subir toda la rapazada que lo quisiese. El resto, fueron ocupadas por diversas asociaciones culturales del municipio.

El fin del desfile marca, de forma definitiva, el fin de San Roque 2018. Toca hacer balance.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Combate Naval, la tradición que nunca falla