Vilagarcía recibe a hordas sedientas de Auga

La ciudad está preparada para afrontar su catarsis anual, que ya comenzó esta madrugada

.

vilagarcía / la voz

No era ayer tarea fácil conseguir un billete de tren para llegar a Vilagarcía. Entre las personas que elegían la ciudad para disfrutar de sus playas y las hordas sedientas de la Festa da Auga que paulatinamente fueron desembarcando en la estación, con mayor intensidad a partir de media tarde, consiguieron hacer escasas las 1.500 plazas a mayores que Renfe decidió ampliar este año en su servicio para una de las celebraciones que mayor capacidad de convocatoria tiene en toda Galicia.

Vilagarcía está ya preparada para su catarsis anual. Una catarsis que comenzó ya en la madrugada de ayer, con el desenfreno de la noche anterior a la Festa da Auga, y que se prolongará hasta bien entrada la tarde de hoy. La plaza de Galicia, uno de los epicentros de la juerga, fue convenientemente pertrechada para evitar que cualquier desmán pudiera dañar su recién estrenado diseño. Unas vallas protegen las zonas verdes y hasta una de las tarimas desde las que se verterán cientos de litros de agua en una jornada en la que, además, parece que el tiempo acompañará y que el sol brillará con justicia.

Y si la plaza de Galicia está ya preparada, también lo están los locales de hostelería, que ayer por la tarde comenzaban a colocar sus barras exteriores. Para muchos de ellos, estos dos días son los mejores del año a la hora de hacer recuento en la caja y no es cuestión de que haya algún olvido que lo estropee.

La cita clave es las 11.45 en la plaza de España. De allí partirá, escoltada por la guardia pretoriana de Os Ingleses, la imagen de San Roque hacia la capilla del barrio que lleva su nombre bailando a las sones del pasodoble Triunfo. Luego el pregonero, del que no se sabrá su identidad hasta que se suba a la grúa, intentará hacerse escuchar entre la muchedumbre antes de dar el pistoletazo de salida a la batalla acuática. Todo vale para intentar salir victorioso. Aquí no se hacen prisioneros y se busca a la víctima propiciatoria, a aquel incauto que se cree a salvo de la mojadura sin saber que esta siempre llega a traición.

Las calles del centro de la localidad estarán cerradas al tráfico de vehículos desde media mañana y desde el Concello se insiste en la buena idea que supondrá estacionar en los aparcamientos disuasorios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vilagarcía recibe a hordas sedientas de Auga