Portos asfixia las principales fiestas de Carril al exigirles tres mil euros

El alcalde Vilagarcía, Alberto Varela, considera abusivas sus condiciones y pide una entrevista con José Juan Durán. La regulación prohíbe festivales como el Ameixa Rock y la conexión a líneas eléctricas


vilagarcía / la voz

Hace dos años, Portos de Galicia levantó un enorme revuelo entre los municipios ribereños al aprobar una regulación que exigía el pago de avales económicos y un largo período de anticipación a los organizadores de cuantos eventos se celebran en espacios de su titularidad. Esto, para los municipios que baña la ría de Arousa, supone que fiestas como las del Carme y festivales como As Revenidas tengan que cumplir toda una serie de requisitos que no parecen, precisamente, fáciles de asumir. Entonces, el ente autonómico toreó como pudo las críticas que le llovieron desde múltiples frentes y las medidas, en realidad, no se pusieron en marcha. Ahora, sin embargo, la institución portuaria vuelve a la carga y amenaza con estrangular, entre otras, a las principales celebraciones que se desarrollan en Carril.

Lo que se decía en el 2016

Portos precisaba en el 2016 que uno de los requisitos, un aval económico que era preciso depositar como garantía, dependería del tipo de acto del que se tratase. En realidad, su reglamento exige a todos ellos el pago mínimo de tres mil euros, y tres euros más por metro cuadrado de ocupación a partir de ahí. La única excepción apunta a las instituciones públicas. Si es alguna de ellas la que promueve el evento, pagará a razón de 1 euro por metro cuadrado. Esto quiere decir, por ejemplo, que las comisiones que organizan las fiestas del Apóstol, San Roque y San Fidel y Virxe de Cortegada, junto al Carmen y a la Festa da Ameixa las principales citas del calendario carrilexo, tendrán que desembolsar esos tres mil euros por barba si quieren seguir adelante. El caso del Ameixa Rock es peor, porque la normativa prohíbe expresamente el desarrollo de espectáculos musicales y conciertos que no estén vinculados a una celebración tradicional.

Ayer, los representantes de los diferentes equipos organizadores de Carril se reunieron con el alcalde de Vilagarcía, el socialista Alberto Varela, a fin de comunicarle su preocupación y solicitarle que medie ante el ente autonómico. El regidor pidió una entrevista con su presidente, José Juan Durán, en cuanto concluyó el encuentro. «Dada a escasa marxe de tempo que queda, porque as festas do Apóstolo, San Fidel e Virxe de Cortegada son en pouco máis dun mes, San roque en agosto e o Ameixa Rock a principios de setembro», Varela tratará de que la cita tenga lugar cuanto antes.

Sea como fuere, el gobierno local no duda en calificar de abusivas las condiciones que establece Portos de Galicia para el desarrollo de este tipo de eventos.

Intranquilidad y malestar son los términos que mejor definen el estado de ánimo de la ciudadanía en Carril, a la vista del contenido de la normativa que entró en vigor en octubre. «Estas esixencias fan que Carril poida perder as súas festas tradicionais e tamén o festival de rock que, malia ser de recente creación, foi medrando en relevancia en cada edición», reconocen fuentes municipales, que advierten que las comisiones tampoco podrán disponer de las líneas eléctricas para el suministro de energía.

La regulación prohíbe festivales como el Ameixa Rock y la conexión a líneas eléctricas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Portos asfixia las principales fiestas de Carril al exigirles tres mil euros