El AF7, entre el «éxito deportivo» y el «alto custo económico e emocional»

La organización del torneo internacional alevín presume de haber dado con el modelo perfecto, al tiempo que habla del desgaste de haber sido desplazada la cita al Jiménez


vilagarcía / la voz

«Deportivamente, foi un éxito. Polo resto, supuxo un alto custo económico, e emocional». Alberto Diz, portavoz de la organización, resumía ayer en dos frases su balance de la vigesimotercera edición del Torneo Internacional Alevín Arousa Fútbol 7, que arrancaba el viernes y se cerraba en la tarde del domingo con el Villarreal estrenándose en el palmarés de campeones. Entre la satisfacción por haber conseguido el que entienden sus responsables es el modelo perfecto al alcance de sus posibilidades, y una crítica evidente al Concello por haber desplazado el escenario desde A Lomba a los terrenos de juego del Manuel Jiménez y el estadio de atletismo de Fontecarmoa.

En lo que se refiere a la parcela deportiva, Alberto Diz coincide con el sentir general de que «foi unha das edicións máis igualadas do AF7; non houbo ningún favorito». Una circunstancia que, apunta, no ha sido casual, sino fruto de «a nosa política dos últimos anos». Con la búsqueda de un perfil de equipos muy determinado, en el que se desterró aquellas canteras que, como la del Inter, apuestan por colectivos con un físico demasiado superior al de la media alevín. Con dicha política «estamos a conseguir que o nivel medio dos equipos sexa altísimo», dice Diz. Hasta el punto, resalta el portavoz del AF7, de que «no primeiro partido do torneo se adianta o Ural, e o Villarreal acaba empatándolle; desde o primeiro minuto hai esa igualdade, entre un equipo saído da previa, e o finalmente campión».

Pero si el torneo «crece deportivamente por todos os lados», desde la organización muestran un evidente malestar con las derivadas de la decisión del gobierno local de cambiar el tradicional escenario de A Lomba por el del entorno de Fontecarmoa. «Montar o campo deu un traballo desproporcionado. Antes e despois do traballo do Concello fumos nós. Chegamos converter o Manuel Jiménez, un campo moi aberto e diáfano, nun estadio, e o mérito é exclusivamente noso», defiende Diz, que habla de «custo emocional» al referirse al traslado físico del campeonato alevín.

El portavoz enfatiza el hecho de haber tenido que pedirle al Concello la instalación de unas gradas supletorias en el Jiménez, y se pregunta si quizá hubo aficionados que no acudieron este año al AF7 «por estar máis periférico, e porque non había unha grada con sombra». Aún con todo, preguntado por si pedirán el regreso a A Lomba el próximo año, Diz dice que «non sabemos inda o que imos facer».

«Dinnos que ningún outro campionato é tan complicado desde o primeiro minuto»

«Do único do que estamos convencidos, e moi orgullosos, é de ter dado cun formato que os equipos non atopan en ningún outro torneo ou Liga, tan competitivo, no que todo é tan complicado desde o primeiro minuto». Alberto Diz expresaba ayer la opinión de los responsables del Torneo Internacional Alevín Arousa Fútbol 7, pero también del grueso de sus clubes participantes. «No feedback que nos chega dos equipos dinnos que en ningún outro sitio se atopan cun test así desde o primeiro minuto». Y es que, comenta el portavoz de la organización, hasta «os equipos procedentes da fase previa quítanlle un punto a calquera» que a la postre puede resultar determinante en su futuro en el campeonato.

A nivel global, desde la organización del AF7 consideran que «todos os equipos desta edición ofreceron algo». Algunos, como en su opinión el defensor del título, el Ajax, decimotercer clasificado, o la A.F. Angola, décima, por debajo de las expectativas generadas antes del inicio de la fase final. Y «no extremo oposto, un debutante, a A.S. Roma, e un equipo na súa segunda participación, o Manchester City, traendo aire fresco, e rendendo a un nivel altísimo»; el primero peleando el título en el final, y el segundo cayendo 4-3 en la ronda anterior con el a la postre campeón, Villarreal.

Arranca la criba para la próxima edición, tras las 40 peticiones recibidas para jugar la última fase final

«Estamos educando os clubs». Alberto Diz habla de cómo desde el AF7 se ha ido mentalizando a cada equipo participante de que a Vilagarcía solo se puede llevar a los mejores de cada casa, y darlo todo desde el primer minuto de juego. Porque de lo contrario, más allá de la decepción puntual, hasta el más grande se arriesga a quedar sin plaza en la siguiente edición.

Así, de maneras más o menos directas, se lo han ido transmitiendo a todos los clubes que han pasado por el campeonato, y que tienen en las ediciones precedentes multitud de ejemplos de cómo hasta los más grandes nombres del panorama internacional pueden desaparecer del cartel de la fase final de un año para otro. De hecho, desvelaba ayer Alberto Diz, fueron 40 los clubes que se dirigieron a la organización para conseguir una plaza en la edición del pasado fin de semana. En el AF7 aguardan recibir en fecha próxima los vídeos de todos los partidos del torneo del 2018, para una vez vistos, proceder a la primera criba con vistas al 2019.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El AF7, entre el «éxito deportivo» y el «alto custo económico e emocional»