La Lei de Espectáculos pone contra las cuerdas a los bares que dan conciertos

Los locales arousanos, preocupados por un texto que entrará en vigor en breve

.

vilagarcía / la voz

En Arousa se ha creado una auténtica red de locales que ofrecen, con cierta regularidad, música en directo. Estos espacios tienen una doble función. Por una parte, sirven de escaparate a grupos locales que comienzan en ellos a labrarse un nombre. Por la otra, permiten a los aficionados a la música escuchar a bandas que, de otra forma, no llegarían a sonar por estas latitudes. Pero esta constelación cultural podría tener los días contados. La nueva Lei de Espectáculos de Galicia limita la celebración de conciertos a espacios que tengan licencia de sala de concierto. Y para poder obtener esa calificación, los establecimientos deben cumplir una serie de requisitos que, dicen los propietarios consultados, en muchos casos resultan inviables.

Así que el ir de concierto al bar de toda la vida parece que se va a acabar -a no ser que sea en la terraza, que ahí sí se pueden organizar-. Aunque en Arousa hay locales que ya disponen de la licencia adecuada, la mayoría no están en esa situación. Entre los que programan con más asiduidad cunde la preocupación. «Van a acabar coa cultura de base», asegura Gustavo Rei, del Encontro (Barrantes), uno de esos establecimientos que se ha convertido en referente cultural a golpe de programación de conciertos. El Con do Moucho es otro de los templos de la música en directo arousana, y su propietaria, Nuria Varela, reconoce su preocupación ante un escenario que parece abrirse bajo sus pies. Y Óscar Piñeiro, de O Miudo, lamenta una norma confusa que pone obstáculos a quien pretende, simplemente, «hacer cultura». «Entiendo que se regulen estas cosas, pero con sentido común», sentencia.

Ante el horizonte incierto que se avecina, hay quien ha decidido parar máquinas a la espera de ver qué ocurre en los próximos meses. Con la programación del verano cerrada, los propietarios de algunos locales han decidido congelar las negociaciones para la temporada que llega después del estío. Otros, sin embargo, aseguran que seguirán programando conciertos en directo mientras no se les planteen problemas.

Unos y otros son conscientes de que las cosas podrían terminar poniéndose feas para ellos, y por esa razón están a la espera de varias reuniones que se celebrarán en Santiago, organizadas por la Asociación de Músicos ao Vivo y por la Asociación estatal de salas de música en directo.

En Vilagarcía también habrá un foro de debate sobre la nueva ley. «Para informar bien del contenido de la misma, y para analizar los cambios que supone la entrada en vigor de este texto, la Concellería de Cultura incluyó el tema en el programa formativo Achégate aos Locais que se desarrollará en septiembre y que va dirigido a profesionales del sector musical», informaban ayer desde Ravella.

Mientras se organiza un movimiento en defensa de los conciertos en bares y locales, los responsables de algunos de los establecimientos arousanos que se verían afectados por la nueva norma apuntan, como una posible solución, el camino emprendido por el Concello de Santiago, que ha solicitado a la Xunta que cree la figura, y por tanto la licencia, del «bar musical». Sería esa una fórmula de sortear el escollo que se ha presentado.

Ravella organizará una jornada sobre el contenido y las consecuencias del la nueva norma

El Concello de Vilagarcía lamenta que la Xunta legisle sin escuchar a los municipios

La responsable de Cultura en el Concello de Vilagarcía, Sonia Outón, calificó ayer la nueva Lei de Espectáculos, aprobada en el Parlamento con los votos del PP, como «una muestra más de la estrategia generalizada en los últimos años por parte de la Xunta de desentenderse de las responsabilidades de su competencia derivándolas en los ayuntamientos». En este caso, explica, la Xunta regula, «pero pasa la pelota a los concellos», a quien le corresponderían tareas de control y fiscalización. Y esa obligación no llega acompañada «de los recursos necesarios para desempeñar esas nuevas funciones».

Entienden en Vilagarcía que es necesaria una ley que regule este tipo de actividades. Pero el texto resultante, señalan desde la capital arousana, «no es el adecuado, como se demostró en el Parlamento, donde toda la oposición votó en contra». Explica Outón que a la hora de programar actividades lúdicas o culturales, los concellos apenas se verán afectados, porque la organización y contratación de espectáculos por parte de una administración ya estaba sujeta con anterioridad a unos requisitos legales. El problema, señalan, lo pueden tener locales que acogen espectáculos o actuaciones en directo, e incluso las comisiones de fiestas.

Los locales que se verían afectados por la nueva Lei de Espectáculos miran hacia sus respectivos ayuntamientos. Esperan que las administraciones locales muevan ficha, que sumen fuerzas en foros como la Fegamp, y que logren, entre todos, conseguir que las limitaciones del nuevo texto queden «en aguas de borrajas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Lei de Espectáculos pone contra las cuerdas a los bares que dan conciertos