«Al final no nos metimos en Europa. Pero no estuvo mal, ¿no?»

VILAGARCÍA DE AROUSA

MARTINA MISER

El presidente del club arousano califica con un notable alto el histórico debut en la élite, al que solo le faltó la guinda

27 abr 2018 . Actualizado a las 13:23 h.

Séptimo en la clasificación final a 3 puntos del sexto y último equipo con derecho a disputar competición continental la próxima temporada. «Al final no nos metimos en Europa. Pero no estuvo mal, ¿no?». Así comenzaba ayer el presidente y entrenador del Vilagarcía Cocinas Bulthaup, Antonio Castro, su valoración de la histórica primera temporada de un equipo arousano en la Superdivisión, la máxima categoría del tenis de mesa español. Una Liga en la que el desde esta campaña inquilino del pabellón de la calle Castelao se movió durante casi dos meses en esa sexta plaza con el premio final de poder codearse el próximo curso con buena parte de la élite del viejo continente.

«Tenemos dos opciones, ver el vaso medio vacío o medio lleno. Yo prefiero verlo medio lleno. Luchamos hasta el último momento», comenta Castro. ¿Qué le faltó al Vilagarcía Cocinas Bulthaup para poder amarrar el sexto puesto? «Nos faltó un poquito de experiencia en los últimos partidos; también de suerte. Y algo de presupuesto. No pudimos seguir tirando de nuestros mejores jugadores por falta de dinero», confiesa el estratega del equipo arousano, que en este último punto señala que, con unos 43.000 euros para el primer equipo del club, «creo que hemos manejado el presupuesto más bajo de la Superdivisión».

Así las cosas, Antonio Castro apunta que «creo que fue una temporada muy buena. Con la poca experiencia que teníamos en esto, haciendo un equipo entre mayo y junio, cuando todos los demás clubes tiene sus plantillas ya cerradas, fue una temporada buenísima. No le vamos a poner un sobresaliente, pero sí un notable alto nos merecemos».

Aún queda la Copa del Rey

La temporada todavía no ha acabado para el Vilagarcía Cocinas Bulthaup. En junio el equipo jugará la Copa del Rey, una competición por sistema de concentración en un mismo fin de semana, en la que pueden participar los equipos de Superdivisión y División de Honor. El cuadro arousano se estrenará en la misma, tras declinar hacerlo en su etapa en la categoría de plata española. El Vilagarcía T.M. tiene por delante además campeonatos gallegos y españoles. El primero, este fin de semana en Altea, el Nacional de Veteranos.

La nacionalización de Sergey Nigeruk mediatizará la próxima plantilla

«En principio, dependemos mucho de que le den la nacionalidad a Sergey -Nigeruk-». Este será el eje sobre el que los responsables del Vilagarcía Cocinas Bulthaup harán pivotar la construcción del que será su segundo proyecto deportivo en la Superdivisión. Y es que, explica Antonio Castro, el escenario de contrataciones cambiaría, y mucho, si Sergey pasase de ser el jugador extranjero al español de cada alineación, en la que la normativa exige, como mínimo, un nacional y un comunitario, explica el entrenador del equipo.

Antonio Castro adelanta que «la próxima temporada no va a haber tantas rotaciones de jornada a jornada como esta. La idea es que repita Lauric. Obeslo vamos a ver. Pero los dos extranjeros -belga y checo- deberían repetir. Y el resto de la plantilla, en función de la nacionalidad de Sergey», confiados en que el ucraniano consiga pasaporte español a lo largo del próximo verano. En todo caso, «la intención es tener un equipo como el de este año, que ande por la mitad de la tabla, y si puede ser, un poco más arriba», señala Castro.

El Cambados T.M., pendiente ayer de entrar en la promoción

Llegados a este punto, ayer habría sido un buen día para hacer balance de la última temporada del Cambados T.M. Pero los mentideros del tenis de mesa apuntaban a que el conjunto arousano será uno de los seis aspirantes al ascenso a la Liga de Superdivisión 2018/19 en la próxima promoción. Algo que sucederá si se acaban confirmando los rumores que, entre otros, habían llegado al presidente y entrenador del club cambadés, Ñajo Padín.

Así, el arousano quedaba pendiente al cierre de la presente edición del final del plazo de inscripción en la fase para ver si, como se llevaba comentando desde hacía días, el Collado Mediano renunciaba finalmente a su derecho a disputar la promoción.