«Voy a tener que dejar el coche abierto»

En nueve meses, los ladrones han robado dos veces el vehículo que guardaba en el garaje; este fin de semana, unos treinta conductores pasaron por esa misma situación

.

vilagarcía / la voz

A primera vista, el coche de Marga García no tiene nada especial. Es el vehículo de una familia con tres niños. Sin embargo, parece que en él hay algo que atrae a los ladrones. Hace nueve meses, en una oleada de robos en garajes, fue uno de los elegidos por los cacos para romper los cristales y revisarlo todo en busca de dinero. Este fin de semana, cuando el recuerdo aún no se había secado, volvió a ocurrir. De nuevo los cristales rotos. De nuevo el interior registrado palmo a palmo. Y de nuevo, cuenta Marga, las manos vacías, porque ella no suele dejar nada de valor en el interior de su vehículo. «Voy a tener que dejar el coche abierto, al menos así no me romperán las ventanillas», dice tirando de humor negro.

En este caso, la experiencia previa no ha contribuido a mitigar la sensación de enfado e impotencia que asalta a quienes han sido víctimas de un robo. Una treintena de vilagarcianos saben bien de qué hablamos: esa es la cifra de afectados por la oleada de robos vivida el pasado fin de semana.

Así se lo trasladaron los agentes a varios de los afectados por aquella andanada. Una treintena de coches robados en una quincena de garajes. Unos en calles esquinadas, como Estación. Otros en vías transitadas, como Rodrigo de Mendoza. Y otros ubicados en el corazón mismo de la ciudad, como la plaza de Ravella o la calle Castelao.

La policía apunta a ladrones de proximidad como autores de estos robos en cadena. Los garajes que escogen parecen compartir una serie de características: son grandes, con muchos huecos en los que esperar el mejor momento para actuar y esquivar, tranquilamente, a los vecinos que durante la madrugada puedan entrar o salir del edificio con sus coches.

Solo dinero

Los ladrones que este fin de semana apuraron la madrugada no buscaban cualquier cosa. Querían, básicamente, dinero. Así lo relatan, de nuevo, varios de los afectados, que han visto como en sus coches permanecían, tras el robo, todo tipo de bienes. Y eso que los vehículos habían sido minuciosamente registrados. Pero en algunos casos encontraron otros elementos que llamaron su atención: los mandos a distancia con los que se abren las puertas de los aparcamientos privados. Un hecho que ha generado una profunda alarma en las comunidades de propietarios afectadas, que se verán obligadas a tomar medidas para contrarrestar el riesgo a sufrir nuevos ataques.

Y es que parece que estas noches de ataques masivos a los garajes se están convirtiendo en algo cíclico en la capital arousana. En el mes de noviembre ya había ocurrido, y nueve meses atrás otro tanto de lo mismo. Y, también de forma periódica, se registran robos y asaltos en comercios de la capital arousana, cuyos propietarios aseguran haberse acostumbrado a trabajar acompañados por una sensación de inquietud que no logran sacudirse.

Villanueva asegura que los índices de criminalidad de Vilagarcía «no son preocupantes»

El Delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, afirmó ayer durante un acto en Pontevedra que los índices de criminalidad en la capital arousana «no son preocupantes». La próxima semana, explicó, habrá una reunión de la junta local de seguridad para analizar unas cifras que «si se miran en detalle, no son malas», ya que de diez categorías delictivas «se baja en seis y se sube en cuatro».

El problema, indica, es que los porcentajes, cuando se habla de cifras pequeñas, pueden desvirtuar la realidad al reflejar grandes crecimientos que no se corresponden con la realidad. «Analizados esos datos detenidamente, no son malos. En cosas que preocupan a los vecinos, como puede ser los robos, no están nada mal», indicaba Villanueva, que reconocía que «a quien le acaban de robar, que yo le hable de tasas y porcentajes le va a dar igual».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Voy a tener que dejar el coche abierto»