El hombre que dio voz a Los Duendes

Fallece el músico vilagarciano Manuel Suárez, «Lassa»

.

vilagarcía / la voz

Cuando hablabas con él jamás lo percibías, porque Manuel Suárez hacía gala de un optimismo a prueba de bomba. «Los análisis muy bien, estoy fenomenal, como un chaval». Pero fueron muchos años de combate contra la enfermedad, las cosas son como son, y su voz se apago ayer, en la misma Vilagarcía cuya historia se dedicó a desentrañar en los últimos tiempos, colgado ya el micrófono del músico profesional.

Manuel tenía 75 años bien aprovechados. Inició su carrera en la orquesta Cortegada. Lo hacía bien. Tanto, que el director Rafael Ibarbia, aquel hombre que llevaba la batuta en la televisión en blanco y negro, le brindó una carrera en solitario en Madrid. Fue Ibarbia, por cierto, quien le proporcionó su nombre artístico, Manuel Lassa, así , con dos eses.

Lo de Manuel, sin embargo, era el trabajo en equipo, como demostró por todo lo alto al fundar Los Duendes, en 1966, junto a Alfonso Galbán a los teclados, Moncho Tobío al saxo, Manolo Reboredo a la trompeta, Manolo Conde a la batería, Ángel Cores al bajo y Mingos Rodríguez a la guitarra. El contrato con Espectáculos Castilla proyectó al grupo arousano a las grandes giras. Las estancias en Argelia, en Suiza. Dos meses al año, la sala madrileña Yulia. Otro mes al Garden, en Bilbao. No eran gente de tocar de oído. Los Duendes leían música, lo que les permitió acompañar a Julio Iglesias, a Raphael o a Peret. «También tocamos mucho en Castellón, en la nit del foc; recuerdo que la gente nos decía que Lassa era bastante mejor cantante que muchas de las figuras con las que íbamos, y era cierto», explicaba ayer Alfonso Galbán, un verdadero amigo: «Se ha ido una bellísima persona; cuando le comentaba ‘‘Lassa, tenemos que tocar’’ ni se lo pensaba, solo preguntaba día, lugar y hora». Dos discos, colaboraciones con Los Tamara... Y un mundo más allá de la música en el que la historia, el ferrocarril y su familia fueron sus grandes pasiones.

Esta tarde, a las cinco y media, la coral de Santa Eulalia y el propio Galbán le rendirán un pequeño homenaje en la iglesia parroquial. Una despedida con música para un hombre de banda sonora.

El gobierno local recuerda su papel en el Museo do Tren

El gobierno local de Vilagarcía quiso transmitir ayer sus condolencias a los familiares y amigos de Manolo Suárez. Al margen de su carácter afable y de su permanente voluntad de colaboración, Ravella subraya los años que el músico e historiador vilagarciano dedicó al archivo municipal. Y su papel fundamental en Arousa Tren, la asociación que impulsó la creación del Museo do Tren en la antigua estación de Carril.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El hombre que dio voz a Los Duendes