La pérdida de un testículo llega a indemnizarse con 36.000 euros

El Sergas se remite a su resolución en el caso del vilagarciano operado de vasectomía


vilagarcía / la voz

Prosigue en Vilagarcía el debate sobre la resolución en la que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) ofrece nueve mil euros a un hombre que perdió un testículo a raíz de una operación de vasectomía que le fue practicada en el 2015 en el Hospital do Salnés. El bufete Castreje & Co Abogados, que representa al paciente, ha anunciado ya que recurrirá a los tribunales por considerar «ridícula» la cifra que plantea el Sergas. Cabe preguntarse, en buena lógica, por los baremos que se utilizan a la hora de resarcir a alguien por la pérdida de un miembro, perteneciente, en este caso, al aparato genital masculino. Y lo cierto es que, en función del criterio al que se recurra, las indemnizaciones por un episodio como este pueden ascender a 36.129 euros. Cuatro veces más, por lo tanto, de lo que estipula la Administración autonómica.

Fuentes jurídicas indican que existen dos baremos fundamentales a la hora de analizar qué cantidad es la adecuada para quien sufre una lesión de estas características, aunque ambos pertenecen a ámbitos ajenos al ejercicio de la medicina. El primero tiene que ver con Ley General de la Seguridad Social y se atiene a los daños permanentes que, sin embargo, no incapacitan a quienes los padecen para continuar desempeñando sus puestos de trabajo. Se emplea, por lo tanto, en el dominio de los accidentes laborales. Y verdaderamente resulta muy contenido a la hora de traducir las pérdidas de miembros en dinero. Para el caso que nos ocupa, un testículo, el listado no arbitra más que 2.840 euros, que se convierten en 6.380 si lo ocurrido afecta a los dos. Las indemnizaciones son idénticas si la víctima es una mujer y se ven afectados los óvulos. A su vez, la pérdida total de pene se paga a razón de 6.810 euros, mientras que la deformación de los órganos genitales externos de la mujer oscila entre los 1.570 y los 6.380 euros, en función de su gravedad.

La valoración se multiplica si el documento al que se presta atención es el que rige en el ámbito de la responsabilidad civil y se aplica en los accidentes de tráfico. La puntuación que este segundo baremo otorga a los testículos hace que la pérdida de uno de ellos se pague con una cantidad que puede variar entre los 25.778 y los 36.129 euros, de acuerdo con la reforma legal que entró en vigor, precisamente, en el 2015. La pérdida de los dos puede irse a los 74.206 euros. Las mismas cantidades están vigentes para los ovarios.

Cabe subrayar, en este punto, que la resolución firmada por el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, no reconoce la existencia de mala praxis en el hospital comarcal, algo que los letrados del paciente tienen, en cambio, muy claro. La indemnización no se establece, por lo tanto, por la pérdida del testículo en sí, sino por el hecho de que el vecino de Vilagarcía que fue intervenido de vasectomía no fuese informado previamente de la posibilidad de contraer la infección que a la postre le costó el órgano. Por lo que respecta a la Administración autonómica, el Sergas se limitó ayer a recordar que nunca realiza valoraciones sobre los procesos judiciales en los que se ve inmerso. Como mucho, se remite a la citada resolución.

Sanidade reconoce un error de información, pero no mala praxis en el centro comarcal

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pérdida de un testículo llega a indemnizarse con 36.000 euros