La organización de la Ameixa responsabiliza a la empresa de la verbena fallida de la París de Noia

El Concello elabora un informe de los daños y recalca que «nós nunca vimos esto como unha boa opción»

El camión de la París de Noia causa un boquete en el paseo de la playa El camión de la París de Noia causa un boquete en el paseo de la playa

Vilagarcía

Una verbena de la París de Noia en la playa. Ese debería haber sido el broche de oro de la edición número 25 de la Festa da Ameixa do Carril. Sin embargo, no pudo ser. Los tráilers de la orquesta embarrancaron en la arena de la playa. El montaje se convirtió ayer por la tarde en un infierno. La orquesta tuvo que anular su actuación a última hora, cuando muchos de sus seguidores ya habían llegado al arenal, donde los trabajos de rescate de los camiones se prolongaron hasta pasadas las tres de la madrugada.

Hoy por la mañana se podía leer el caos vivido en la arena de la playa, donde habían quedado las rodaduras de los vehículos. Un boquete en el paseo marítimo y una pasarela de madera rotas eran los otros signos de lo que había ocurrido. El alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, se desplazó esta mañana hasta el lugar para comprobar sobre el terreno lo sucedido. «Non estou contento. Eu o que non quería era recibir noticias de que a verbena se cancelara porque pasou o que nos diciamos que ía pasar», decía Varela. Y es que el Concello de Vilagarcía se mostró, desde el principio, muy crítica con la decisión de la organización de ubicar en la playa la gran verbena. «Nós non viamos isto como unha opción, temíamos que pasara o que pasou», señalaba el alcalde, quien explicó que el Concello hará una valoración de los daños sufridos y se la trasladará a Costas, entidad que autorizó la verbena. Esa autorización, señalaba el alcalde, incluía una serie de exigencias «para minimizar o que podía ocorrer» y que «polo que me trasladan, non se cumpliron».

Desde la organización de la Festa da Ameixa, José Luis Villanueva, reconoce que las cosas no salían como había sido planeada. A su juicio, el problema radicó en que la empresa «non fixo as cousas como tiña que facelas». Recuerda que estaba previsto que los camiones entrasen a la playa por un punto. Los que así lo hicieron «non causaron dano ningún», si bien es verdad que acabaron atrapados en la arena. Después, intentando arreglar el problema, decidieron meter un camión por el paseo, y fue este el que provocó el socavón, relata Villanueva, quien pese a todo indica que «non pasou nada grave, nada que non teña arranxo. Temos seguros para cubrir os desperfectos». «O único que lamentamos é que non se puidera celebrar a verbena. Estamos convencidos de que non nos equivocamos ao escoller o sitio».

Votación
24 votos
Comentarios

La organización de la Ameixa responsabiliza a la empresa de la verbena fallida de la París de Noia