Un tenista fracasado despierta las risas de los más pequeños

El Festiclown se mezcla con O Club dos Superroquiños

s. g.

Ricky, uno de los tenistas más reputados de todos los tiempos, al menos hasta que los malos vicios acabaron con su prometedora carrera, llegó ayer a mediodía a la localidad de Vilagarcía. Alto, rubio, guapo, ágil, rápido, habilidoso, fuerte... Todo virtudes para ensalzar la figura de un hombre que compitió en Wimbledon y en el Open USA.

Así se presentó ayer José Luis Redondo, artista cómico, en el parque Ravella, para contar la «historia de su vida» a los más pequeños, pero de una forma un tanto peculiar: a través de equilibrios, malabares y mucho humor.

Esta fue otra de las actuaciones teatrales, fomentada por O Club dos Superroquiños, destinada a un público infantil y familiar, que mezcló las artes escénicas con el circo. Y es que José Luis Redondo, el artista que encarna a Ricky, es uno de los grandes clowns expertos en equilibrio y malabares. Ayer, sus rulos y verticales sobre sillas dejaron impresionados a los niños que se acercaron a disfrutar de la magia del espectáculo circense en vivo, en el marco de las fiestas de San Roque.

Esta actividad es de las que ponen el broche de oro a los cinco días de clown que invadieron Vilagarcía. «La acogida del Festiclown ha sido muy buena este año», asegura José Luis. Y es que este festival se inicio hace unos años en Vigo, y se derivó a Vilagarcía desde hace un par de temporadas. Concretamente, el espectáculo de Ricky tiene «siete años». José Luis lleva largo tiempo dedicándose a este arte, y lo que más le satisface son «las actuaciones de Payasos Sin Fronteras», con las que visita diversos países donde las condiciones económicas y de vida de los niños son mucho peores que en Europa, como el Congo o Túnez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un tenista fracasado despierta las risas de los más pequeños