El Freddie Mercury vilagarciano ama el provolone

Fran ha conseguido una caracterización tan perfecta como líder de Queen que La Duendeneta lo sitúa como su cabeza de cartel para la multitudinaria Festa da Auga; su acogida siempre es brutal

S. g.
Vilagarcía / la voz

Francisco Javier García, más conocido como el Freddie Mercury de Vilagarcía, regresa un año más a las fiestas de San Roque y nos abre las puertas de su casa para sentarnos a la mesa con todo un icono del rock. Desde la entrada, un inconfundible olor a quesadilla inunda el rellano, despertando el apetito de todos los vecinos que por allí se acercan. Los ingredientes son sencillos: champiñones cortados en láminas, tomate en taquitos, aceite de oliva y albahaca... Y como estrella principal del plato, el taco de queso provolone derretido encima y acompañado de una pizca de orégano. «No he tardado más de quince minutos en cocinarlo, pero está delicioso», asegura Fran. Entre un buen plato de provolone (así es como él llama a su deliciosa creación) comienza la charla sobre su vida como Freddie.

«La primera vez que me vestí de Freddie fue en el 2010, en un concierto que le rendía homenaje, en Madrid», recuerda nostálgico de aquellos tiempos en los que comenzó todo. «El disfraz ni siquiera era mío, todo era de pega, exceptuando el bigote», comenta entre risas. Y, precisamente, el bigote es lo que más trabajo le cuesta conseguir. «Aproximadamente un mes antes de la Festa da Auga comienzo el proceso de caracterización, dejándome una gran barba, que recorto el día anterior hasta solo dejar el bigote». En ese concierto en Madrid, fue increíble la acogida que recibió y fue así como empezó a creer que podría tener éxito como Freddie. «La gente estaba loca por Queen y aparecí yo así vestido entre más de cuatrocientas personas; grupos enteros se paraban a hacerme fotos, se ponían en cola y una madre incluso me pidió que le firmase un autógrafo para su hijo», explica Fran mientras su mirada se pierde más allá del cristal de la ventana, como si a su través pudiese regresar a ese entrañable día.

Desde ese momento, continúa su trayectoria como imitador de Freddie, ya desde los escenarios. Su segunda caracterización la llevó a cabo en un concierto de un grupo argentino llamado Thor. «Mi cuñada le dijo al cantante que me subiese al escenario y él accedió; me subió en el bis y me preguntó qué quería cantar», comenta excitado ante el recuerdo de la primera actuación. «Yo allí, con todo el esplendor, con una banda de rock, cantando en directo, qué mejor que eso», comenta con un peculiar brillo en los ojos. «La gente decía que yo, por constitución física, me parecía más a Freddie que el cantante, era impresionante».

Después de aquello realizó incluso actuaciones en bodas, cuando fue deseo expreso de los novios que interpretase alguna canción de su repertorio para tal evento.

Así, hace cuatro años, durante la festividad de San Roque, «fiesta que demuestra la gran complicidad entre nuestras gentes», paseando por las calles de Vilagarcía caracterizado como líder de Queen, se cruzó con La Duendeneta. «No sabía ni lo que era aquello», se lamenta irónico. «Fue un flechazo con Carlos Crespo; me hizo subirme a la barra y cantar mi música, en directo», sonríe, «así que le dí a I Want To Break Free, con un gran subidón de adrenalina». Desde entoncesrepite como estrella en el cartel.

Pese a que su caracterización e impactante espectáculo hagan creer que él es cantante y se dedica al mundo de la música, nada más lejos de la realidad. Estudió Magisterio y trabaja en DS Smith, en Vilagarcía. A sus 45 primaveras, le parece curioso el llegar a ver la evolución de su personaje con el paso de los años. «Al morir se estancó la edad de Freddie, pero no la mía; hace cuatro años me veía muy joven para ser Freddie, pero es que ahora ya me veo mayor».

Entre los temas que más interpreta se encuentra el mítico I Want To Break Free, que le gusta «por todo lo que significa, aunque como canción no es la más talentosa». Para él, la mejor canción del artista, pese a que la elección le resulta terriblemente difícil, es Bohemian Rhapsody, ya que «significó un cambio en el mundo de la música y del rock; así como en las emisoras, que nunca emitían canciones tan largas». Por eso, será de las canciones de su repertorio de este año con La Duendeneta.

Apasionado por la música y todo lo que tiene que ver con ella, dispone de una colección de cedés con más de 1.500 títulos, ordenada alfabética y cronológicamente; inscritos además en un registro. «Pese a que muchos de los cedés son descargados, me cuido mucho de hacer la portada trasera y delantera con esmero para que no lo parezcan, a no ser que te fijes mucho». Sin duda, la música es su pasión y su vida. Vida que protagoniza casi con una doble personalidad, como Fran y como Freddie. «Lo que tú llamas disfrazar, yo lo llamo caracterizar; ese día realmente me siento él, actúo como él y hasta físicamente parezco sufrir una transformación que a mí mismo me asusta», comenta entre risas. Y es que la devoción no solo se siente, sino que también se hace notar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Freddie Mercury vilagarciano ama el provolone