Las obras de Alcampo desatan la alarma en As Carolinas al perforar la canalización del gas

Es la segunda avería que provocan los operarios, que dejaron a media Vilagarcía sin luz la semana pasada


vilagarcía / la voz

«La semana pasada nos dieron por delante con el poste de la luz; ahora nos dan por detrás con el gas; no sé si la semana que viene nos darán también con el agua, que es lo único que les falta». Así expresaba su enfado un vecino de la calle Xílgaro, colindante con el futuro Alcampo de Vilagarcía, a pie de obra, una hora después de que los operarios que construyen el hipermercado perforasen la canalización de gas natural que da servicio a la zona. Que los habitantes del barrio de As Carolinas perdiesen ayer la paciencia se explica con facilidad: es la misma empresa que la semana pasada arrancaba de cuajo un poste de media tensión, provocando una secuencia de caídas que privaron de electricidad a buena parte de la capital arousana y se cebaron especialmente con la otra punta del municipio, desde Carril a Bamio, sin luz durante horas.

Este hombre pudo comprobar en persona cómo se produjo la avería. Bajó a la calle para coger su automóvil cuando, a eso de las tres y media de la tarde, observó cómo una pala trabajaba junto a la explanada de Cash Galicia. En un momento dado oyó un estruendo y vio al conductor del vehículo de trabajo abandonarlo a la carrera mientras un fenomenal chorro de gas surgía del subsuelo. El mal estaba hecho. Inmediatamente, los bomberos del consorcio provincial se presentaron en As Carolinas para sondear el alcance del problema y tratar de atajar los riesgos. Junto a ellos, los agentes de la Policía Local y los operarios del servicio municipal de Emerxencias e Protección Civil de Vilagarcía.

El ruido que generaba el combustible al abandonar la conducción, sometido a una presión de seis kilogramos, y su aspecto de enorme surtidor bastaron para desatar la alarma en el entorno de As Carolinas. El vecino que lo había visto todo telefoneó de inmediato a su hijo, que se encontraba en el interior de su vivienda, para que cerrase las ventanas y no encendiese un solo interruptor. El temor a una explosión justificaba la mayor de las precauciones. La Policía Local marcó un perímetro de seguridad y prohibió la circulación de cualquier vehículo en él, mientras los bomberos regaban con agua el entorno de la avería.

La gente de la calle se queja de la tardanza de la empresa suministradora, Gas Galicia, en acudir a Vilagarcía. La compañía explica que recibió el primer aviso de lo que ocurría a las cuatro menos cuarto y que su equipó llegó a la ciudad 49 minutos después. Uno de sus técnicos peinó junto a un agente local todas las arquetas del barrio, prácticamente hasta San Roque, para comprobar que el gas no circulase por las alcantarillas. Los obreros que levantan Alcampo, que fueron desalojados, observaban la reparación desde la acera de enfrente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las obras de Alcampo desatan la alarma en As Carolinas al perforar la canalización del gas