Pedro Sánchez se da un baño de militancia

El otra vez candidato a liderar el PSOE razonó el «no debió ser no» y habló incluso del circo en una sede abarrotada


vilagarcía / la voz

Visto lo visto, Pedro Sánchez jugó ayer en casa. En su cuarta visita a Vilagarcía, el exsecretario general del PSOE llenó a rebosar la sede de la calle Castelao. Lo hizo con un discurso en abierta confrontación con el aparato del partido y los notables que precipitaron su caída. Así, el candidato a recuperar el liderazgo del puño y la rosa no dudó en extrañarse no solo de que Mariano Rajoy siga en la presidencia del Gobierno con la que está cayendo -«cuántos González y Bárcenas seguirán escondidos», se preguntó-, sino también de que se mantenga en el cargo gracias «a la abstención del PSOE».

Algunas voces auguran que una victoria interna de Sánchez conduciría a una fenomenal caída como la que el Partido Socialista Francés acaba de protagonizar de la mano del izquierdista Hamon. Él argumenta que se trata de todo lo contrario. Tanto en Francia como en otras partes de Europa, la socialdemocracia habría optado «por la gran coalición, que es la gran contradicción». De ahí sus batacazos ante las urnas. El ejemplo, para Sánchez, es el que ofrece Portugal, donde «los socialistas gobiernan en alianza con las fuerzas progresistas y suben las pensiones».

Conquistar el futuro y a los jóvenes, la regeneración y la decencia -«en el PP solo a quien le pillan la paga», dijo, parafraseando a Rajoy, cuya retórica situó, irónicamente, apenas paso por debajo de la de Churchill-, la reivindicación del 15 M y los guiños a la juventud, al feminismo, al municipalismo y al ecologismo -por no faltar, no faltó ni el apoyo, ya en clave local, al alcalde, Alberto Varela, por su decidido veto al circo con animales que acampa en A Escardia- forman parte del argumentario con el que trata de convencer a sus compañeros de siglas ante las decisivas primarias del 21 de mayo.

«¿No crees que tu tiempo ha pasado después de dos elecciones en las que has perdido diputados?», le espetó un hombre desde el público. «Si lo pensase no estaría aquí», respondió Sánchez, para defender su intento de derrocar a Rajoy, incluso con Ciudadanos, porque, aseguró, en ningún momento renunció a un planteamiento progresista. Para concluir, la revisión del concierto con la Santa Sede, dar poder de decisión la militancia y un adagio: «No debió ser no».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pedro Sánchez se da un baño de militancia