Batas Blancas alerta sobre la fuga de profesionales sanitarios de O Salnés

La asociación afirma que quince médicos han dejado el hospital ante su «involución»


vilagarcía / la voz

La calidad de la asistencia sanitaria en Vilagarcía y en la comarca de O Salnés vuelve a ser objeto de análisis. Quienes en esta ocasión se suman al debate son los miembros de Batas Blancas, una asociación que agrupa a profesionales relacionados, directa o indirectamente, con el mundo de la medicina. Lo hacen para plantear una dura crítica a la forma en la que este ámbito ha sido gestionado a lo largo de los últimos ocho años, especialmente con la creación de la Estructura de Xestión Integrada (EOXI) Pontevedra-Salnés y la desaparición de un área sanitaria que pugnaba por consolidarse. Una decisión que, denuncia el colectivo, «ha supuesto que se prime la eficiencia (costes) frente a la eficacia, la efectividad (nivel de salud de la población) y la equidad de todos los habitantes de O Salnés frente a los de Pontevedra».

Un dato sirve a Batas Blancas como termómetro de esta situación: «La pérdida o fuga de grandes profesionales». Según la asociación, quince reputados médicos y trabajadores del ámbito sanitario han dejado el hospital comarcal para trasladarse a otros centros o, directamente, fichar por la sanidad privada. Los especialistas atribuyen este fenómeno a «la nula sensación de pertenencia e identificación con los objetivos, la pérdida de motivación, ilusión, prestigio, visión de futuro y satisfacción del trabajo bien hecho». En resumidas cuentas, del estancamiento, cuando no «involución», que encuentran no solo en la proyección del propio complejo de Ande, sino también, y sobre todo, en la función social que este debería cumplir.

Uno de los principios básicos del sistema nacional de salud, recuerda Batas Blancas, «es prestar los servicios de salud de igual calidad, independientemente del volumen mínimo, del lugar geográfico, del género, nivel de renta, edad o cualquier otra circunstancia o condición». Pues bien, la asociación entiende que el proceso de reabsorción de servicios por parte de Pontevedra vulnera tal principio. El cierre de los servicios de radiología y análisis clínico de la Casa do Mar y el traslado de la sala de digestivo o telemando a la capital provincial habrían sido un primer paso.

Adiós a la referencia de parto

Pero hubo más. El colectivo no se explica, todavía, el desmantelamiento de la unidad de parto natural, que mereció para O Salnés la acreditación de hospital amigo de los niños por parte de Unicef, una distinción que solo poseían siete centros médicos en toda España. Su prestigio, capaz de atraer pacientes de comunidades como Andalucía, no fue suficiente a la hora de mantenerlo en marcha. «Se eliminaron las especialidades de neurología, andrología y salud sexual, única en Galicia, de farmacia y servicios de informática, contabilidad y gestión». La lista de Batas Blancas prosigue con el cierre de la escuela infantil y la transformación de medicina interna y radiodiagnóstico en secciones dependientes de Pontevedra.

La asociación subraya, por último, que la creación de una consulta de oncología y la anunciada prestación del tratamiento de quimioterapia tendrían que haber estado listas en el 2010. «Lo más importante de un hospital -concluye- no es el edificio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Batas Blancas alerta sobre la fuga de profesionales sanitarios de O Salnés