Tras la pista de los louceiros de Bamio

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

Un equipo de la Universidad de Vigo y las mujeres rurales rastrean la tradición alfarera de esta parroquia arousana

25 feb 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Corrían los años cuarenta cuando cerró el taller del último louceiro de Bamio. No ha pasado tanto tiempo, y sin embargo la memoria de los alfareros de esta parroquia de Vilagarcía se ha ido desdibujando, como si sobre ella se hubiese extendido una densa capa de la arcilla que utilizaban para sus obras. Ahora, el Grupo de estudos de arqueoloxía, antigüidade e territorio de la Universidade de Vigo, comandado por Beatriz Comendador, y la Asociación de mulleres rurais de Bamio, han unido fuerzas para recuperar la memoria de una tradición oleira comparable a la que existe en Buño o Gundivós.

La idea de reconstruir la historia de los louceiros surgió al amparo de los petroglifos de Os Ballotes. Beatriz Comendador lleva años organizando visitas a estas joyas gravadas en piedra, y durante una de ellas tropezó con el recuerdo de aquellos viejos artesanos que fabricaban con arcilla todo tipo de utensilios. La chispa no tardó en prender: ella propuso revalorizar esa tradición, esa memoria, y la Asociación de mulleres rurais de Bamio abrazó con entusiasmo la idea.

Así comenzó el rastreo de elementos que permitan reconstruir una historia que el tiempo ha ido desluciendo. «Una de las primeras cosas que hicimos fue una sesión de diagnóstico. Ofertamos fotos, algunas piezas que conservábamos, y se las expusimos a los vecinos para dejarlos opinar», cuenta Beatriz Comendador. Y opinaron. Y se emocionaron. «Fue muy bonito. Hasta vino la familia de Vicente o Pantalla, que por lo que sabemos fue el último louceiro de Bamio».