El escaparate capaz de catapultar en tres días la carrera de un niño llevándolo al Olimpo

pablo penedo vilagarcía / la voz

VILAGARCÍA DE AROUSA

El de Iago Falque por el F.C. Barcelona fue el primero de varios casos de fichajes estrelares en A Lomba

07 may 2016 . Actualizado a las 05:05 h.

Para aquellos que sostienen que el Arousa Fútbol 7 es el mejor torneo de fútbol alevín del planeta son muchos y de peso los argumentos a su disposición. Los grandes nombres del cartel de su fase final, con las canteras de gigantes del balompié europeo y americano sucediéndose a lo largo de sus ediciones, y su capacidad para alcanzar un mercado como el japonés o, como este año, el africano en la figura de la mayor academia de formación del continente negro es una de las razones de peso. Contar con numerosos futbolistas en su historial de participación hoy convertidos en estrellas del deporte rey, caso de los Jordi Alba, Ander Iturraspe, Éric Lamela, Thiago Alcántara, Carbajal o Kingsley Coman es otro buen motivo de orgullo y presunción. Observar el papel del campeonato vilagarciano en el devenir de la carrera profesional de varios de los futbolistas que han derrochado su talento sobre el césped de A Lomba en pos del trofeo de campeón del AF7 puede resultar en este debate la carta ganadora.

Primavera del 2001. Iago Falque se encuentra en Vilagarcía disputando el Arousa Fútbol 7 con la camiseta del Real Madrid cedido para la ocasión por el club vigués de toda su vida. Sergio Lobera, el hace dos años entrenador del Las Palmas y en ese momento técnico del F.C. Barcelona alevín, se enamora de él. Consigue una reunión con el chaval y sus padres en el vilagarciano Hotel Castelao, y ahí mismo lo ficha para el club culé. Tras ganar el AF7 2001 con la camiseta merengue, ser el máximo goleador de la edición y entrar en su siete ideal, el hoy delantero de la Roma volvería un año después al mismo escenario con el cuadro catalán, erigiéndose en jugador más valioso del torneo.

También quiso el Barça firmar al argentino Érik Lamela. Un jugador que dejó con la boca abierta a los aficionados en A Lomba liderando al Ríver Plate en el título del AF7 como mejor jugador y pichichi. A su vuelta a casa el intento culé de contratarlo derivó en asunto de Estado, prohibiendo Argentina durante varios años la salida a torneos internacionales de equipos en categorías no profesionales. Ríver blindó a Lamela, y cuando cumplió los 18 se embolsó 30 millones con su traspaso a la Roma. Hoy es titular en la delantera del Tottenham.