La sociedad moviliza a detectives y delegados que graban vídeos para usarlos como prueba en el juzgado


La visita de la SGAE a cualquier establecimiento puede materializarse a través de dos vías distintas. La oficial consiste en una inspección, realizada por una de sus representantes. Pero tampoco es infrecuente que la entidad recurra a detectives, algo que en Vilagarcía ocurrió hace diez años, sin que semejante método aportase los beneficios pretendidos, puesto que varias reclamaciones resultaron desestimadas.

El caso es que el dosier que acompaña las denuncias contiene dos deuvedés que, bien la agente de la SGAE, bien el detective contratado para tal efecto, grabaron en el interior de A Perla. Las imágenes muestran un establecimiento prácticamente vacío. La única persona que se aprecia es, precisamente, la hostelera. Eso sí, en la televisión, en efecto, la serie Castle. Otra de las grabaciones, refleja el parte correspondiente, recoge un momento en el que suena la canción Hold My Hand, perteneciente al álbum I Cry When I Laugh, cuya intérprete y autora es Jess Glynne, cuyos derechos, por lo visto, representan en España los denunciantes.

Tres entidades denunciantes

El plural al referirse a quienes plantean la reclamación tiene todo el sentido, puesto que en realidad la SGAE es solo una de las tres entidades que denuncian al bar. Las otras dos son la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (Agedi) y el colectivo Artistas, Intérpretes o Ejecutantes Sociedad de Gestión de España (AIE). La primera cobrará 623,28 euros por este caso: las restantes, 225 de forma conjunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La sociedad moviliza a detectives y delegados que graban vídeos para usarlos como prueba en el juzgado