Tal vez sea la influencia entre literaria y cinematográfica del amigo Potter. Quizás el sentimiento de lo misterioso, que retorna. Por haches o por bes, lo cierto es que la iniciativa de la concejalía de Xuventude de Vilagarcía, de ofrecer tres jornadas de aprendizaje de la noble disciplina de la magia, dirigidas a pequeños aprendices de prestidigitadores, se ha visto verdaderamente desbordada. El programa, que finaliza hoy mismo, ha contado con 74 alumnos de edades comprendidas entre los 8 y los 16 años, cuando las previsiones con las que se abrió el plazo de inscripción limitaban la participación a doce plazas.

Hogwarts sin Lord Voldemort

Bien, el caso es que mal empezaría un curso de magia si sus impulsores no fuesen capaces de multiplicar su capacidad. Así que el claustro de magos se reforzó con un tercer profesor, con lo que el Mago Xacobe, el Mago Álex y Pedro Bugarín acabaron redondeando la plantilla que durante tres días ha convertido el auditorio municipal de la capital arousana en una muy particular versión de Hogwarts, sin nadie parecido a Lord Voldemort pero sí muchos jóvenes Harry. «A verdade é que temos aquí xente con moitísima imaxinación, nenos moi comunicativos, hai rapaces con moito saleiro aquí, en Vilagarcía», apunta Xacobe.

Comunicación, imaginación y gracia

Por lo que cuentan los tres maestros, la iniciación en la magia acostumbra a partir de las inquietudes de chavales que por su cuenta son capaces de ir haciendo sus pinitos. «Algúns veñen xa con algo da casa, a maxia é algo tan especial á hora de conectar con outra xente que de súpeto algún rapaz se inicia pola súa conta e descobres, cando vas por toda Galicia, que sempre hai alguén interesado». Como se trata precisamente de eso, de una iniciación, los contenidos impartidoS en Vilagarcía se centran, fundamentalmente, en juegos sencillos, que los chavales pueden aprender con relativa facilidad y llevarse sin problema a casa, para asombro de familiares, amigos y quien se ponga por delante. No obstante, en el aprendizaje de un buen mago no solo cuenta la habilidad técnica. «É moi importante fomentar a imaxinación, pero tamén a expresión corporal e oral, porque a maxia ten unha parte fundamental de capacidade comunicativa e de expresión, de ser quen de darlle intriga ao que estás facendo».

¿Un legado mágico a orillas de la ría?

Cartas, naipes, dados, imperdibles, papeles, pinzas y gomas forman parte del material cotidiano con el que los aprendices de mago se han fogueado esta semana. «Tratamos de que sexa material sinxelo, de uso cotiá, a partir de aí explicaremos algunha última cousa tamén e, por suposto, tamén fixemos unha pequena exhibición os tres, para que nos coñezan», concluye Xacobe, quien espera haber sembrado a orillas de la ría «un legado máxico, ¿por que non?, un xermolo que poida dar lugar a algo importante no futuro». De momento, los tres magos esperan repetir la experiencia de la escuela municipal de magia, celebrada en Santiago el año pasado. Entretanto, y a la espera de más ediciones en Vilagarcía, su web, Ilusiones Mágicas, despierta, desde luego, el gusanillo.

«En Vilagarcía hai rapaces con moitísimo saleiro para a maxia», dice Mago Álex

Naipes, dados, los materiales más sencillos contienen su dosis de misterio

Votación
3 votos

Escuela para jóvenes magos en el auditorio de Vilagarcía