Los trabajadores del grupo de emergencias acusan a Bello Maneiro de acabar con el GES por venganza

La Voz VALGA / LA VOZ

VALGA

MARTINA MISER

Habrá que ver si alguno de los otros cuatro municipios incluidos en su área de actuación -Caldas, Pontecesures, Catoira y Portas- están dispuestos a albergar el grupo

19 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Muy mal han acabado las protestas que los operarios del grupo de emergencias supramunicipal de Valga habían emprendido en materia laboral contra el gobierno que encabeza José María Bello Maneiro. Esta es la opinión que los trabajadores sostienen sobre la sorprendente decisión del alcalde popular de prescindir del servicio. Los afectados subrayan que la magistratura laboral les ha dado la razón en varias ocasiones y acusan al regidor conservador de haber tomado esta determinación llevado por un ánimo revanchista.

Habrá que ver si alguno de los otros cuatro municipios incluidos en su área de actuación -Caldas, Pontecesures, Catoira y Portas- están dispuestos a albergar el grupo al que Valga acaba de renunciar. Aun así, lo normal es que se abra un nuevo proceso de selección, por lo que los trabajadores que prestaban sus servicios hasta ahora pueden quedarse fuera de plaza.

Quien de momento no ha hecho más que emitir una escueta nota al respecto es el gobierno popular de Valga, que ayer se limitó a confirmar que la gestión del grupo de emergencias concluirá el 31 de diciembre, a partir de medianoche.