«A estos niños solo les puede salvar el amor»

El psicólogo madrileño Javier Urra, que fue Defensor del Menor, opina que los pequeños de 4 y 7 años huérfanos en Valga deben recuperar cuanto antes la normalidad. Una familiar cercana se encargará de su cuidado

Concentración de repulsa al triple crimen de Valga, en el instituto del concello
Concentración de repulsa al triple crimen de Valga, en el instituto del concello

REDACCIÓN / LA VOZ

Javier Urra es uno de los expertos más acreditados y populares en psicología infantil. El suceso de Valga le ha impresionado y, desde la distancia, aporta su mirada sobre el futuro de los dos niños, que se quedarán al cargo de una familiar cercana.

-¿Se recupera una persona después de vivir un hecho así?

-La marca es imborrable. A ellos se les genera un estrés postraumático porque han perdido a su madre, su tía y su abuela y, además, ha sido su padre quien les ha quitado la vida. Eso les provoca un shock, una confusión absoluta. Sí es verdad que los niños viven el presente.

-¿Cómo se debe actuar?

-Si ahora la familia extensa les adopta y les tratan como a hijos, les dan cariño, les llevan al colegio y juegan con ellos, los niños vivirán el presente. El problema es que un día ellos se plantearán: «¿Esto se hereda?; ¿Puede que cometa en el futuro un hecho tan terrible si me separo de mi mujer?».

-¿Seguro que se van a plantear esa pregunta?

-Sí, pero no la van a formular. Se lo preguntarán por dentro. Y ahí el terapeuta tendrá que ver cuándo aparece. Y cuando tengan 16 o 17 años se harán otra pregunta: «Debo ir a la cárcel a ver a mi padre?». Porque también es su padre y quieren quererle. Y es el asesino que mató a su madre, a su tía y a su abuela y luego tiró la pistola. ¿Qué es lo que puede salvar a estos niños? el amor. No hay que darle más vueltas. El amor de quienes estén en su casa y la búsqueda de la normalidad: que vayan al colegio, que estén con otros niños y que tengan un psicólogo que les siga durante mucho tiempo.

-Así que cuanto antes recuperen la normalidad, mejor.

-Sí, tienen que ir pronto al colegio, a jugar con otros niños. Es la única forma de afrontar la realidad. No son adultos para ponerse a hablar, para razonar. Tienen que vivir un presente con otros estímulos, con otras razones.

-¿Hay mucha diferencia de cómo puede afectar al niño de 7 años y a su hermano de 4?

-Los 7 años son muy significativos en el ser humano porque es cuando ya saben lo que está bien y lo que está mal. Pueden tener flashbacks. Sobre todo el de 7. Lo que han vivido es una imagen muy impactante que les puede venir de vez en cuando. Pero la evolución que pueda tener cada uno es algo que no se puede saber. Cada persona es única, lo que sí puedo decir es que la evolución del hermano mayor será muy importante para el pequeño.

-Ahora hay una gran presión mediática sobre el suceso...

-Yo les protegería de las noticias. El día de mañana podrán preguntar, pero ahora no. Ahora deben ir al colegio, a jugar el fin de semana y recibir muchísimo cariño, mucho amor. Hay que estar con ellos en el día a día, porque los niños viven el presente. Los adultos estamos muy marcados por el pasado y el futuro, pero los niños, no.

-Pese a las ausencias que sin duda van a sentir.

-Sí, van a echar mucho de menos a su madre, podrán llorar mucho, pero mientras estén jugando al fútbol salen de esa realidad.

-Esta lacra parece que va a más.

-Mire, tres de cada cuatro niños de hoy, se separarán. Hay que preparar a la gente para las rupturas, que suponen una quiebra importante, pero hay que saber distanciarse del otro. Educar, sobre todo a los niños varones, que las mujeres no son de su propiedad. Ni los hijos. Y eso no se está haciendo.

Una familiar próxima se encarga del cuidado de los hijos de Sandra Boquete 

Los equipos de menores de la Xunta, los psicólogos y los servicios sociales del Concello lo tuvieron claro desde el principio. En la dura travesía que iniciaron ayer, el mejor lugar en el que pueden encontrarse los dos hijos de Sandra Boquete es entre los suyos. Acompañados por la familia más cercana, por la gente que conocen y que les quiere. Así que ha sido con ellos, y más en concreto con una tía abuela, con quien se han instalado los pequeños. «Barallouse a posibilidade de que fosen trasladados a un centro da Xunta, pero entendeuse que non era a mellor opción para os rapaces», explicaba ayer el alcalde de Valga, José María Bello Maneiro. El regidor informó que «aínda é moi cedo para saber» si los pequeños serán finalmente tutelados por su abuelo o no, aunque en Valga los vecinos parecen tener claro que esa sería la mejor solución tanto para los niños como para el propio abuelo. Según indicó el alcalde, la familia está recibiendo apoyo psicológico desde el primer momento.

Además, la Consellería de Educación enviará equipos especializados a los centros educativos a los que acudían los niños para ayudar a digerir esta tragedia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«A estos niños solo les puede salvar el amor»