El homicida confeso de Valga, un hombre con carácter brusco y dominante

«Tiña que facerse o que el dicía», aseguran los vecinos de José Luis Abet, el hombre que mató a balazos a tres mujeres

Crimen machista en Valga
Crimen machista en Valga

El hombre que esta mañana asesinó a balazos a tres mujeres en Valga se llama José Luis Abet Lafuente, se le conoce por el mote de su familia, Os Xudíos, y apenas supera los cuarenta años, pero encadena ya dos matrimonios fracasados. Tuvo que casarse por primera vez muy joven, con apenas veinte años. Pronto nació su primer hijo e inmediatamente la pareja se separó.

Dicen los habitantes de Carracido, en Valga, el lugar en el que el Abet y su segunda mujer, Sandra, levantaron su vivienda, que el hombre posee un carácter brusco y dominante, tendente a hacer cumplir siempre su voluntad. «Había que facer o que el quería», indica, gráficamente, uno de sus vecinos. 

Las cosas con su primera esposa ya habían ido muy mal y hace algo más de un año se separó por segunda vez, una ruptura que se hallaba en tramitación desde el punto de vista judicial. Desde entonces se estableció con su madre, en Ames, y regentaba un pequeño negocio de revestimiento de fachadas y construcción de cubiertas, domiciliado en Caldas de Reís. De vez en cuando, no obstante, se dejaba caer por Carracido, dando nuevas muestras de su mal carácter. «Cremos que xa houbera de todo coa sua primeira muller», explica una familiar de las tres víctimas mortales.

Ni había denuncias ni tampoco órdenes de alejamiento. Pero cuando alguien empuña una pistola para disparar fríamente sobre tres personas en presencia de dos niños pequeños, está claro que algo no funciona. 

Sandra, Alba y María Elena: las tres mujeres asesinadas en Valga estaban «llenas de vida y de proyectos»

La Voz
María Elena, Alba y Sandra, las tres víctimas del crimen  de violencia machista de Valga
María Elena, Alba y Sandra, las tres víctimas del crimen de violencia machista de Valga

La tragedia golpea a una familia que había superado un cáncer, criaba a sus dos niños y vivía en la solidaridad

A Fernando, el padre de Sandra, no le caía demasiado bien su yerno. Alguna vez se había quejado de que, desde su entrada en la familia, pasaba largas temporadas sin ver a su hija mayor. Ayer, aquellas quejas del padre cobraron una siniestra relevancia. A primera hora de la mañana, mientras Fernando realizaba trabajos de mantenimiento en el colegio de Valga, le llegó la noticia que iba a desmontar su vida: poco antes, José Luis Abet, su ya exyerno, había empuñado un arma para dispararla. Abrió fuego para segar tres vidas. Al saber que había perdido a su mujer, Elena, y a sus dos hijas, Sandra y Alba, Fernando se derrumbó.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Tags
Comentarios

El homicida confeso de Valga, un hombre con carácter brusco y dominante