Miguel, no tan fiero como lo pintaban

El temporal dejó una riada de incidencias su paso por Arousa, ninguna de ellas grave


vilagarcía / la voz

Las previsiones apuntaban a vientos de velocidades superiores a los cien kilómetros por hora y lluvias torrenciales. Todos hicieron su parte. La Administración tomó las debidas precauciones. Los servicios de emergencias estaban a punto. Incluso el ciclón que disponía a azotar la costa gallega, Miguel, contribuyó a que la jornada de ayer discurriese dentro de parámetros razonables por lo que al tiempo y a sus efectos se refiere en la orilla sur de la ría de Arousa.

El temporal no resultó ser tan fiero como los pronósticos lo pintaban, pero eso no quiere decir que no hiciese de las suyas. En Vilagarcía, por ejemplo, el viento arrancó varias ramas de árboles en el entorno de O Preguntoiro. La misma suerte corrieron un cuadro eléctrico en Rosalía de Castro, un cartel publicitario en Juan Carlos I y un canalón que fue recogido en la calle Juan García. De hecho, la incidencia más grave no tuvo nada que ver con el mal tiempo. Una mujer, de apenas 34 años, sufrió una parada cardiorrespiratoria en el barrio de As Pistas. Emerxencias, el 061 y su ambulancia medicalizada, los médicos del PAC y la Policía Local, que guio al vehículo sanitario hasta O Piñeiriño, colaboraron para trasladar a la víctima del infarto a Montecelo, donde ingresó en estado crítico.

La lluvia también provocó problemas. En Valga, por ejemplo, donde se inundó una vivienda ubicada en Cordeiro. Y en O Grove, municipio en el que la cama elástica instalada en una finca estuvo a punto de salir volando. Miguel, en fin, dio cuartel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Miguel, no tan fiero como lo pintaban