La capea de vaquillas en Valga atrae a numeroso público pese a las críticas de los animalistas

La Festa da Xuventude se cerró con un espectáculo de doma


Valga

A las seis de la tarde, en plena agonía por el España-Rusia, todavía no estaba claro si las vaquillas saldrían al ruedo en la playa de Vilarello (Valga). Amenazaba lluvia, pero finalmente las nubes no descargaron y pudo celebrarse la tradicional capea de la Festa da Xuventude. Primero saltaron a la arena los profesionales, los recortadores y un novillero, y después lo hicieron los espontáneos de la cuadrilla de Tito de Victorino, que se midieron a dos ejemplares llegados de Toros de Brazuelas, desde Valladolid. No hubo que lamentar ninguna incidencia.

Los saltos y recortes dieron paso a un partido de fútbol, con vaquillas de por medio, que, por ley, después tienen que ser sacrificadas. El broche corrió a cargo del televisivo Santi Serra y su espectáculo de doma, quien puso así fin a dos días cargados de actividades lúdicas y deportivas al lado de la playa fluvial.

La capea volvió a reunir a numeroso público porque cuenta con gran aceptación en este municipio, aunque también tiene detractores. La plataforma Mellor sen Touradas y la asociación animalista Libera recogieron más de veinte mil firmas a través de Internet en contra de una cita que, consideran, ridiculiza a los animales.

Desde la organización alegan que no hay maltrato y no se plantean renunciar al plato fuerte de la Festa da Xuventude.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

La capea de vaquillas en Valga atrae a numeroso público pese a las críticas de los animalistas