Una exposición que reflexiona sobre la memoria y la identidad

El auditorio de Valga acoge una muestra formada por dos trabajos de Sandra Barreiro que tienen un vínculo común


Hasta el día 30 • Auditorio de Cordeiro, Valga • Sandra Barreiro Parguiña (Caldas, 1995) desprende un halo de misterio. Al menos, cuando encuentra un momento para dar rienda suelta a la imaginación como solo una artista sabe hacerlo: coger un pincel o abrir photoshop para explorar sobre cuestiones como la familia y la identidad y profundizar en el sentido que dan a la vida. Cree en el arte con contenido, en el que no solo hay belleza, sino también un mensaje que haga reflexionar. Ahí está su fuerza y su grandeza. Graduada en Bellas Artes por la Universidad de Vigo, Sandra protagoniza en Valga su primera exposición. Es su trabajo de los últimos do años, en el que se mezclan varios de los temas que la hicieron reflexionar y con el que lanza su propio mensaje: «Gustaríame que a xente tivera máis ganas de deixar a súa pegada no mundo». Es, para ella, una forma de inmortalidad. «Un morre realmente cando xa no queda ninguén que conserve o seu recordo», afirma.

Dos trabajos en uno

Esta reflexión es, de alguna manera, el punto de partida de los dos trabajos que se convierten en uno en su primera exposición: «

Souvenirs

» y «

A existencia anónima

». «

As obras, aínda que seguen liñas paralelas, nacen de puntos distintos, o persoal e o alleo

», explica la joven artistas. Estas líneas paralelas (la memoria y la identidad) son las que dan nombre a la exposición: «

Identidade. Indagacións sobre a memoria e o esquecemento

».

Hay nombres que hablan por sí solos, y el que eligió Sandra es uno de ellos. Las diecinueve estampas que conforman su obra muestran dos tipos de rostros: los de distintos integrantes de su familia y los de desconocidos.

Vayamos por partes. «Sovenirs» es el trabajo en que muestra el rostro de su madre. O su bisabuelo. «Cada persoa debería ofrecer os seus descendentes a oportunidade de saber máis dos seus antepasados, para que non sexan as familias aristócratas e burguesas as únicas que podan explorar sobre a súas familias nunha enciclopedia», explica. «A existencia anónima», por su parte, es la recuperación de una serie de fotografías que se encontró en una tienda de antigüedades durante su estancia Erasmus en Atenas: «Con estas imaxes, o meu obxectivo é crear ese misterio por saber máis de estas persoas a sabendas de qué é imposible».

Sandra, que cogió una lápiz a la misma edad que otros tantos otros niños, pero con la diferencia de que nunca lo soltó, estudia ahora un máster en diseño y dirección creativa de moda. Pero, no se cierra puertas. Quien abre lo ojos al arte, puede encontrarlo en cualquier pare.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Una exposición que reflexiona sobre la memoria y la identidad