El Ribadumia sale de zona de descenso con un ejercicio de seriedad

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo RIBADUMIA / LA VOZ

RIBADUMIA

Superó 2-0 a un potente Estudiantil al que cegó las vías hacia el gol con un despliegue solidario

28 abr 2021 . Actualizado a las 23:25 h.

El C.D. Ribadumia salió en la noche de este miércoles de la zona de descenso, superando en la cuarta plaza de la liga por la permanencia al Viveiro con sus mismos 35 puntos tras su triunfo en A Senra 2-0 sobre la Agrupación Estudiantil en partido aplazado. Una victoria sólidamente construida por el colectivo que entrena Luis Carro, sobre un bloque compacto en el campo y un ejercicio de seriedad y solidaridad acompañado de una fineza excepcional en el remate.

Fue una primera media hora de partido en A Senra de ida y vuelta. Con los dos equipos cursándose continuas visitas a las áreas contrarias, si bien es cierto que sin apenas percutir sobre las porterías defendidas por Roberto Pazos y Christofer. Un escenario en el que el C.D. Ribadumia se probó mejor en ambos extremos del campo. Más ordenado y solidario en el repliegue de su línea de cuatro en la medular para dar cobertura a su gemela en la zaga. Y con Cerqueiras convirtiendo en gol el único remate a puerta de su equipo en los primeros 45 minutos. Poniéndole el lazo al trabajo de orfebre de Charles, que tras ganar la línea de fondo en el carril derecho del ataque ribadumiense, se giró lo justo para servir medio tanto a su compañero en su llegada desde atrás. Un tiro seco, raso y cruzado y 1-0 al marcador.

Llegó el gol poco después del primer aldabonazo del Estudiantil, un equipo de jugones con extrema facilidad para liársela a cualquiera abriéndose camino por el carril central hacia el área. En el minuto 10 Dieguito, el lateral izquierdo visitante, mandó el cuero rozando el segundo palo habilitado en el área pequeña merced a una gran pared con Suso. Fue la primera de las tres ocasiones en las que la defensa local se vio rebasada con amenazante claridad.

En el 33 Emilio remató en el área y mientras pedía mano de Diego Abal, Sebas convertía el rechace en un misil que si no hizo diana en la cruceta del palo corto fue por la intervención prodigiosa de Pazos. Saque de esquina y nuevo susto para el Ribadumia, con Óscar Iglesias interponiendo una pierna al disparo a bocajarro de Diego, el beneficiario del barullo generado en la acción dentro del área. El Estudiantil llevaba unos minutos ya echando hacia atrás al Ribadumia, que completó la primera parte con un cabezazo alto de Javi Domingo a saque de falta en tres cuartos y un disparo flojo de Cerqueiras en la frontal del área atrapado por Christofer como únicas salidas de su atonía ofensiva. Un testarazo de Diego a saque de córner obligó a Pazos a corregir su corto despeje inicial al borde del descanso en el tercer susto visitante antes del paso intermedio por vestuarios.

Volvió a saltar al campo el Estudiantil con el mismo ímpetu con el que lo había abandonado diez minutos antes. Suyo fue el balón. Pero del Ribadumia las primeras aproximaciones con marchamo de gol. Casi sin tiempo de volver a ponerse en situación un balón largo se le coló a la zaga visitante ante la cabalgada de Hugo Soto, que se topó con un pie de Manu Bugallo providencial en su remate colocado ante Christofer. Una falta pegada a la línea de cal del área grande con Cerqueiras mandando el esférico cerca del travesaño y un potente disparo frontal de Charles que obligó al portero foráneo a aplicarse asentaban la sensación de la mayor cercanía del 2-0 que del 1-1. Sensación que un nuevo remate, esta vez del recién entrado Óscar asistido por un Charles convertido en pesadilla para el Estudiantil, no hizo más que acrecentar en el 67, de nuevo con el guardameta visitante en labores de apagafuegos en una acción en la que quedó tocado. El cuadro arousano se movía cómodo en el juego sin balón y con mucho peligro en cada contra.

Los movimientos de banquillo de Gelucho no surtían efecto, bien contrarrestados por un triple cambio de Luis Carro en el once local refrescando su maquinaria recalentada por el brutal esfuerzo de ahogar el motor de explosión del Estudiantil. Y en el 72 el Ribadumia tuvo su recompensa. En un saque de esquina con Charles mandando el balón al travesaño y Javi Domingo introduciéndolo en la portería cazando el rechace al aire. Nada cambió. Los visitantes acecharon con pólvora pero sin munición y los de Luis Carro siguieron amenazando a la contra con más sangre que no llegó al río.

FICHA DEL PARTIDO:

C.D. RIBADUMIA (2): Roberto Pazos, Carlos (Santi, min 86), Diego Abal, Pablo González, Javi Domingo, Óscar Iglesias, Giráldez (Óscar, min 59), Cerqueiras (Eloy, min 78), Fran Matos (Paco, min 59), Charles y Hugo Soto (Álex Fernández, min 59). 

AGRUPACIÓN ESTUDIANTIL (0): Christofer, Jorge Salgado (Miguel, min 77), Dieguito (Bruno, min 58), Catú, Manu Bugallo (Rubén Márquez, min 58), Diego, Manu Rodríguez, Emilio, Sebas, Suso (Anxo Vilas, min 77) y Chiño.