La falda escondida en el vestido desteñido

Vanesa Míguez ha puesto en marcha, en Ribadumia, una empresa que tunea prendas de ropa olvidadas en el armario para darles una segunda vida; su propuesta está triunfando


ribadumia / la voz

A Vanesa siempre le atrajo el mundo de la costura. Entre retales, hilos y patrones pasaron muchas horas de su infancia y de su adolescencia. Incluso de su juventud, y eso que cuando se marchó a estudiar Empresariales la aguja y el dedal pasaron a un segundo plano. «Pero sempre foi unha paixón que estivo aí, e aínda que por temporadas facía poucas cousas, nunca deixei de lado a costura», explica esta vecina de Ribadumia. Porque, sabiendo coser, nunca faltan cosas que hacer. Que si un abrigo para los pequeños de la casa, que si un vestido o una chaqueta...

Durante muchos años, esas prendas de manufactura propia sirvieron para aplacar el amor de Vanesa por las labores de costura. Hasta que, hace un tiempo, la ribadumiense se dio cuenta de que a su alrededor había mucha gente sin su maña para manejar la aguja, y sin su visión para imaginar nuevas prendas en las que todos tenemos colgadas en el armario. Fue entonces cuando tuvo la idea de ponerse manos a la obra y convertirse en la hacedora de milagros, en la mujer que le da una segunda oportunidad a toda esa ropa que se acumula en los armarios esperando una segunda oportunidad. Alguna ha quedado relegada porque se ha quedado grande o pequeña. Otra, porque se ha lavado en malas compañías y tiene desteñidos. No falta la que, simplemente, ha sido marginada por la moda. Para todas ellas, dice Vanesa, hay apaños. Esta semana, por ejemplo, ha reconvertido una chaqueta de ante y polipiel en un chaleco. Y no hace mucho ha transformado un vestido con la parte de arriba estropeada en una falda de lo más resultona. «A idea é que non hai que tirar coa roupa, moitas veces pódense arranxar. É bo para a nosa economía e é bo tamén para o planeta, porque non podemos seguir consumindo como o estivemos a facer ata o de agora». Esa es la filosofía de AC Cutom, la empresa que puso en marcha hace un mes y que, de momento, marcha de maravilla. Y es que hay más gente interesada en dejar a un lado la forma de vida del «usar y tirar» y sustituirla por otra manera de hacer las cosas. «Do que se trata é de darlle outra volta ás cousas, e aproveitar aquelas pezas de bos materiais que moitas veces quedan apartadas sen necesidade». Así que si usted tiene ropa que de el perfil, no lo dude: busque a Vanesa. Y si no tiene tiempo para hacerlo, no se preocupe: ella ofrece también la posibilidad de recoger en su casa sus piezas demodé. Cuando se las devuelva, estarán como nuevas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La falda escondida en el vestido desteñido